CLAMP, un viaje al mundo de las maravillas [Tercera Parte]

Nuestras últimas excursiones fueron agotadoras (Parte 1 & Parte 2), visitamos dos países enormes como el de X/1999 y Magic Knight Rayearth, así que para retomar el ritmo turístico comencemos por pequeñas naciones CLAMP:

Para la creación de nuestro próximo destino, evidentemente la guionista Ohkawa, se corrió del gabinete de mandatarios, puesto que esta obra no fue escrita por ella, sino que por Ken Hamatsa y dibujada por el resto de los miembros de CLAMP. Se trata de “La Historia del Dinosaurio Rex”, donde una niña llamada Chie descubre unos huevos de Tiranosaurio y de uno de ellos nace “Rex” quien de aquí en adelante será su inseparable amigo al que se encargará de proteger... se nota que esta nación no fue fundada por la mano de Ohkawa, aunque el estilo de dibujo CLAMP, aportado por las demás miembros, lo hace también encantador.

También visitamos una isla llamada “La Persona a la que Amo”, compuesta por un tomo unitario con historias cortas que incluyen un pequeño manga dibujado por Nekoi y un ensayo escrito por Ohkawa cada una. Aquí CLAMP expresa su visión del amor romántico en diferentes situaciones. Una obra simple pero profunda, que vale la pena leer. Otra pequeña isla que visitaremos será “El Libro de Imágenes de la princesita Mokona” un manga de un solo tomo, dibujado en su totalidad por Tsubaki Nekoi, donde conocemos la evolución de la princesita Mokona, quien inicia como una pequeña egoísta para luego convertirse, a través de las diferentes lecciones que plantea el libro, en una encantadora y gentil persona.

La próxima parada es un país oculto al que accederemos advertidos de que podemos llegar a perder la cordura en el camino: “Miyuki-chan in the Wonderland”, la particular visión desde el manga de los clásicos cuentos de Lewis Carroll, donde Alicia visitaba los países de las Maravillas y el espejo.
En el caso de CLAMP, no conoceremos a Alicia, sino que a Miyuki, una adolescente que es arrastrada sorpresivamente a mundos extraños, de la mano de mujeres, que no tienen ningún tipo de pudor en mostrar su atractivo, poniendo a nuestra protagonista constantemente incómoda durante el desarrollo de todo el tomo unitario que compone el manga y el OVA’s al que fue adaptado. Así es como Miyuki, es llevada por los países de las Maravillas, el Espejo, la Televisión, los Empleos de Medio Tiempo, el Mahjong, los Video Juegos y El país de X (parece que Miyuki tuvo el mismo pack turístico que nosotros con este último punto de su recorrido!).

Ahora si, levanten nuevamente sus pasaportes Latinoamericanos y sus corazones, llegamos al destino favorito de muchos: CardCaptor Sakura.Aquí probablemente, encontraremos a muchos contingentes de turistas, pues este manga de 12 tomos, dibujado por Nekoi, fue una de las mayores puertas de entrada a nivel popularidad, al mundo de estas artistas, incluso para Latinoamérica, donde con un excelentísimo doblaje, pudimos verla a través Cartoon Network, a principios de los 2000.

En este país mágico, que perfectamente podría tener el tamaño de todo un enorme continente, conocemos a Sakura Kinomoto, una niña que encuentra un libro llamado “The Clow” en el sótano de su casa y del cual, al abrirlo, salen desparramadas unas cartas (19 en el manga, 52 en el anime, sin contar la que se suma en la segunda película) que, aunque ella no lo sepa, son mágicas. Tras este hecho, Sakura conoce a Kero, un pequeño leoncito (pequeño por el momento) con forma de peluche parlante, que se hace presente, para asignarle la misión de recuperar todas las cartas que contiene el libro. Hasta aquí, un shoujo más. Perfectamente podríamos seguir nuestro camino por el mundo CLAMP, pero... algo no nos deja irnos, por alguna razón no queremos abandonar este país y nos gustaría quedarnos durante los 70 capítulos, que componen el animé y las dos películas que lo acompañan, además de varios OVA’s. Tal vez, la mejor opción sea parar unos minutos en el Parque Pingüino y pensar un poco sobre lo que estamos sintiendo.

¿Por qué nos gusta tanto C.C.S.? Simplemente porque es una lección de amor. La inocente, pura y descontaminada visión de una niña de diez años, utilizada por CLAMP, genera un perfecto retrato sobre el amor, la fidelidad, el respeto y el acompañamiento en toda clase de relaciones, sin distinción de géneros, razas, jerarquías o edades. Da perfectos ejemplos del cuidado entre hermanos, el apoyo incondicional entre amigas y el respeto en las relaciones amorosas, tanto cuando son correspondidas como cuando no lo son. Sakura, desde su razonamiento y a pesar de su corta edad, nos enseña incluso, a ser concientes de que el verdadero amor, no es el que parece ideal, sino el que está con nosotros en todo momento, brindándonos su hombro, concepto que a veces los adultos no podemos ni queremos ver o entender.

La serie es una gran lección de cómo evolucionan y maduran los sentimientos bienintencionados y también, una herramienta para potenciar la confianza, bajo la frase de cabecera: “Todo va a estar Bien”.
Todo esto, plantea un panorama a veces muy diferente del que podemos encontrar en las calles de nuestra natal Latinoamérica, y tal vez por eso, deseemos quedarnos para siempre mirando al cielo azul de la ciudad de Tomoeda. Pero debemos continuar el viaje, con la ilusión de que dentro de un par de países volveremos a encontrarnos con los personajes que nos alimentaron el alma en el territorio del que ahora nos despedimos.

Continuaremos el viaje muy pronto en la próxima entrega de esta columna, queda mucho por recorrer, ¡nos vemos!