Sega: ¿El fin de una era?

Hace días Sega dio a conocer su plan de reestructuración mediante un comunicado de prensa, en el cual se tomaran medidas drásticas, dentro de los cuales está el despido de 300 puestos de trabajo, reacomodo de personal en el departamento de juegos digitales, mudanza de las oficinas de Sega of America, impulso más fuerte a Sonic y enfocarse exclusivamente juegos para dispositivos móviles y PC.

Estas medidas están planeadas para que se realicen en verano, aparte de lo mencionado anteriormente es probable la acciones afecten a más trabajadores de la compañía, de los 300 puestos de trabajo que se recortaran, 120 de ellos pertenecen a Sega of America, la cual es la mayor afectada. Actualmente las oficinas de Sega of America están en San Francisco y la mudanza se realizara al sur de California.

Esta decisión se debe en mayor medida a que los productos y títulos para dispositivos móviles y PC son de los más redituables en la actualidad, con este cambio se espera tener un control más eficiente de proyectos, reducción de costos, aumento de rentabilidad y fortalecer la marca. En cuanto a los títulos programados para publicarse en consolas no se verán afectados.

Por desgracias esta situación se veía venir desde hace años (incluso décadas para algunos), ya que resulta de una cadena de errores mayormente cometidos por la misma Sega, en 1994  Sega of America lanzó al mercado el aditamento Sega 32X el cual se podía conectar al Genesis (Megadrive) para convertirlo en una consola que reprodujera juegos de 32 bits, con mayores prestaciones en todos los aspectos, pero que resulto en un fracaso comercial ya que era una expansión innecesaria, cara y con una biblioteca de títulos muy reducida que no aprovecharon el potencial del equipo.

Al mismo tiempo Sega of Japan (1994) lanzó al mercado la consola Sega Saturn, la cual fue muy innovadora, pero al público lo molesto y confundió al tener dos productos que aparentemente eran iguales. Con esto, la reputación de la marca quedo en duda, sobretodo de la división de los Estados Unidos, ya que hizo notar la falta de trabajo en equipo y comunicación entre ellos y Japón, lo cual resulto en grandes pérdidas monetarias.

Lamentablemente la Dreamcast (1999) fue la última consola que se fabricó, la cual estaba muy adelantada para su tiempo, pero que por los errores cometidos tiempo antes, mala reputación de la empresa, aparte de la competencia que tenía en ese momento con Sony (la PS2 estaba en camino), Nintendo y futuramente con Microsoft (Xbox). Otro de los factores que afecto fuertemente fue la piratería, debido a que los discos de datos tenían un error de diseño que permitían hacer copias fácilmente, lo cual molesto a los desarrolladores que retiraron el apoyo y terminaron abandonando a la consola.

Después de esto Sega se reestructuro para únicamente desarrollar videojuegos para las consolas vigentes. Además durante el 2013 adquirió a Index Corporation, dueña de Atlus, lo cual represento un gasto aproximado de 141 millones de dólares.

Ahora simplemente queda esperar que le depara el futuro a la casa desarrolladora de Sonic.