Great Teacher Onizuka: Una simpática experiencia

Existen infinidad de opciones cuando se trata de series de anime; sin embargo se me dificulta bastante el poder encontrar algo que de verdad me agrade. Entonces, sumergida en mi pena, recibí una recomendación algunos meses atrás. Supuestamente, esta serie iba a encantarme. Pero por cuestiones de tiempo, no me brindé la satisfacción de comprobarlo al instante, pero paulatinamente fui viendo los 43 capítulos que componen Great Teacher Onizuka.

Es una serie basada en el manga shonen del mismo nombre escrito e ilustrado por Tohru Fujisawa. Cuenta la historia de un ex motociclista que antes solía ser un pandillero de cuidado. Aunque esa parte de la vida de Onizuka, no la vi, debido a que Great Teacher Onizuka aborda desde el punto en el que el chico decide convertirse en el mejor profesor de todo Japón.

Desde el primer episodio me di cuenta de que esta serie iba a gustarme bastante. De entrada el dibujo es a mano, al principio puede llegar a parecer rudimentario o tosco pero a mí me encantó; la animación en general fue excelente. Luego conoces a Onizuka, cielos, los gestos que le dibujaron son completamente hilarantes y lo que yo llamaría “old school”.

Cuadro por cuadro me fui convenciendo que es una de las series de anime que vale la pena ver, es por eso que decidí compartirles mi experiencia con Great Teacher Onizuka. Si algún día deciden verla, espero que les guste o si ya la vieron, compartan si les ha gustado o no.

Eikichi Onizuka, de 22 años, soltero, es un tipo rudo y algo volátil, ya que se enoja con facilidad. El sujeto a simple vista, parece solo un malviviente más, de esos de los que tienes que cuidarte la espalda, por eso se gana numerosos enemigos que buscan siempre complicarle la vida. Pero él siempre encuentra la manera de salirse con la suya, pues en el fondo el chico es noble y tiene buenos sentimientos, aunque no lo parezca, trata de hacer lo correcto. Su buena suerte también detona la envidia de algunos maestros.

Onizuka se ve metido en muchos líos al querer alcanzar su sueño de ser el mejor profesor de todo Japón; además de enemigos, consigue entrar a una escuela donde los alumnos están acostumbrados a deshacerse de sus tutores en cuestión de días. Son adolescentes malcriados y pedantes; se la llevan jugando bromas pesadas y realizando actos vandálicos que van en contra de la integridad de los docentes contratados. Los alumnos rebeldes tratan de hartar a Onizuka, para que tome sus cosas y se vaya del colegio.

No obstante, no saben con quién se están metiendo, Eikichi es como decía un tipo de cuidado, a él nada le asusta y vive siempre al límite, bajo sus propias reglas, por lo que le es sencillo frustrar los malévolos planes de sus nuevos alumnos. Además sabe karate y es un glotón de primera. El desarrollo del personaje es grandioso.

A lo largo esta gran aventura, vemos cómo capítulo tras capítulo, Onizuka se va ganando la confianza y hasta el afecto de todos esos odiosos alumnos que trataron de hacer que despidieran a Eikichi. Les enseña un par de lecciones en el proceso, ganandose la admiración y el cariño de más de uno.

En ocasiones, las lecciones de vida del sensei Onizuka estuvieron a punto de hacerme llorar, con escenas emotivas acompañadas de una banda sonora sincronizada con el contexto, no pude contra algo tan infalible como los escarmientos de Eikichi.

Eso no es todo, Great Teacher Onizuka está cargada de un ambiente a veces bizarro, con algunos momentos de fan service ligero y acontecimientos súper graciosos. El primer opening me gustó mucho, es de la banda L’Arc en Ciel, la cual ya conocía y la canción se llama Driver’s High. Las imágenes del intro describen a un chico que es totalmente irreverente, radical y aventurero, sin miedo a nada. Insisto en que la animación me fascinó y en este opening no hay excepción:

 

El segundo opening, está a cargo de la banda japonesa, Porno Graffitti. Algunos recordaran a esta banda por la canción “Melissa”, que fue utilizada para el opening de Full Metal Alchemist. En fin para GTO, utilizaron Hitori no Yoru, que en mi opinión es una canción estupenda:


En fin, en muchos sentidos, Great Teacher Onizuka terminó por ser una de mis series preferidas, totalmente. Una serie noventera que sinceramente demuestra que el anime ha cambiado demasiado y en lo personal, ese cambio no es de mi agrado. Tal vez para muchos sí lo sea, pero yo tenía tiempo sin disfrutar de algo tan sincero y este show tiene alrededor de una década o más de existencia. Finalmente, puedo concluir que todos podemos elegir lo que nos plazca; yo elijo seguir con mi búsqueda de más series como esta.