Reseña: Los 4 Fantásticos

¿Qué puedo decir de la nueva película de los 4 Fantásticos? Dirigida por Josh Trank, que dicho sea de paso su nombre hizo eco en mí con la cinta Chronicle en el 2012, llega el reboot que nadie estaba esperando. Con elementos escasos tomados de los cómics clásicos e intentando tomar referencias de los Ultimates Fantastic 4 de Mark Millar, tratan de armar un guión simplón (Simon Kinberg, Jeremy Slater,Josh Trank) y falto de calidad a más no poder, basado en los personajes de Stan Lee y Jack Kirby.

Ten cuidado. El siguiente texto puede contener spoilers de la película.

Les aconsejo que no se dejen manejar por toda esa mala publicidad que se ha ganado a pulso este reboot, incluso de esta reseña, que aunque voy a tratar de escribir lo más sensata y objetivamente posible, no se va a librar de las fuertes pedradas. De entrada, logré que la sugestión abandonara mi percepción, pero no se puede evitar lo inevitable, la cinta sólo terminó por confirmar las malas lenguas, es mala.

Comienza con un ritmo adecuado creo yo, justificando la amistad de Reed Richards y Ben Grimm cuando estos dos eran pequeños. Reed es el típico niño súper mega inteligente que logra desarrollar alta tecnología capaz de teletransportar materia, lo comparte con su clase y obtiene malos resultados, porque no le creen que tenga en su garaje artefactos capaces de tan increíble hazaña, y claro, hay que tenerle envidia al pequeño Reed, pues teniendo una infancia ubicada en el año 2007, logró obtener al menos una decena de Nintendos 64 para su inocente experimento.

Eso de las consolas sólo pensé que lo hacía gente como la NASA o de plano, Chapie, con todos esos PlayStations. Simplemente épico ¿no lo creen así? Continuemos. Pasan alrededor de 7 años y vemos a los mejores amigos ya un poco más grandes, conocen a Sue (Kate Mara), quien fue adoptada por el doc Franklin Storm (Reg E. Cathey), que en realidad si existe en el universo ultimate de los cómics, pero no es afroamericano, como la cinta. Bueno, él tiene un hijo, si, adivinaron, Johnny Storm (Michael B. Jordan), por eso Sue es de piel blanca y está bien, nimiedades.

Hasta acá íbamos casi por buen camino, si lo tomamos como que estamos viendo una cinta normal y no una basada en los cómics; pero luego el ritmo cae repentinamente. El reboot no es para nada innovador, recurre constantemente a las bromas de adolescentes, como si estuviera hecho para ganar audiencias jóvenes, al estilo de Crepúsculo o Divergente; héroes jóvenes que de repente son asombrosos.

El argumento se desploma al suelo en la segunda mitad de la película, sin entrar en tantos detalles, el villano aquí parecía tener potencial hasta que lo frenan, le cortan el vuelo y algo que por lo menos se pudo haber desarrollado correctamente, como lo es un villano de la talla de Doom, es brutalmente cortado de tajo.

Es enserio, no tiene ni media hora que el villano aparece en pantalla, cuando los 4 “fantásticos” ya le están dando jaque mate. La secuencia en la que Doom asesina a una bolita de incautos cuando regresa de la otra dimensión, si es algo tosca, pero no es tan oscura o seria como la pintaban. Resultó que el tipo no estaba muerto, y se alimentó de la energía que lo absorbió en el otro plano. Parece que este ente o lo que fuera, tenía un pensar singular: “Si para salvar mi mundo, tengo que destruir el de ustedes, pues que así sea”.

Aparte ¿por qué la insistencia de querer ponerle una piel metálica a Doom? No entendemos las razones por las cuales no le dan crédito a la inteligencia de este individuo, con la capacidad de construirse su propia armadura. En las cintas anteriores también su piel estaba fusionada con el metal, no lo comprendo.

El aparato en el que viajan al otro plano los chicos, cuando les ocurre su accidente, me recordó bastante al saltador de dimensiones del cómic “Black Science”, obra de Rick Remender y el artista Metteo Scalera (buenísimo, lo recomiendo). No le sacaron provecho tampoco a esto y queda relegado al igual que el villano.

De pronto no sabes ni qué estás viendo en pantalla, todo resulta tan burdo, todo patas arriba como el orden de esta reseña. Los 4 Fantásticos no se salvó de, por eso Fox no quería reseñas previas, no es buena ni como adaptación ni como película. Sucumbe en lo aburrido y se arrastra en la mediocridad. Parece que nada más fue realizada para que Fox conserve los derechos de los personajes. Creo que de las poquitas cosas que rescato yo, es la banda sonora, a cargo de Marco Beltrami.

De ahí en fuera, no hay desarrollo de personajes, hay guiños pequeños por parte del hombre elástico como el cambio de su cara, la famosa línea “flame on” de la antorcha humana, la desnudez injustificada de La Mole y su frase “It’s clobberin’ time” y la mujer invisible, bueno, ella es buena creando campos de fuerza. No les diré que no la vean, hay muchas cosas muy malas con este reboot, demasiado ínsipida, cayendo en ocasiones en lo insufrible. Las tomas están estupendas y los efectos no son tan reprochables.

No sé qué más puede ser rescatado de esta cinta, sinceramente; he pensado que más decir, hay todavía bastante tela de donde echar mano, pero vamos a dejarle hasta aquí. Pueden comentar su experiencia o su opinión respecto a Los 4 Fantásticos de Josh Trank, que en mi opinión no es mal director, sino que cayó en un lugar donde era sencillo fracasar. Para cualquier comentario constructivo, les dejó abierto el espacio de los comentarios y por supuesto, mi cuenta de Twitter. Hasta pronto.


@Aldama9231