Opinión: Assassin's Creed

Todos pensábamos que la cinta basada en los videojuegos de Ubisoft, la saga Assassin's Creed iba a terminar con la eterna maldición de malas cintas basadas en videojuegos. En lo personal pienso que lo logró de cierta manera y en este artículo les voy a dar mi opinión al respecto. Y obvio tiene SPOILERS.

La adaptación no se basa en nada que Ubisoft haya narrado antes en alguna entrega previa, es una historia totalmente nueva y es parte del canon, lo cual explica el por qué el estudio estuvo tan involucrado en la producción, supervisando numerosos detalles. Este es el primer largometraje live action co-financiado por Ubisoft Motion Pictures.

Ahora, ¿Por qué le está yendo tan mal en taquilla a la película? no es porque sea una mala adaptación en sí. En primera la gente tiene cierto estigma por las cintas basadas en sus videojuegos preferidos que ya tal vez ni siquiera quieren ir a verla, en segunda y esto es algo que yo viví en la sala de cine, si la trama de la saga te es completamente desconocida, la película será tediosa o aburrida para ti porque realmente, Assassin's Creed falló en no explicarle los pormenores a las personas que no están familiarizadas con el asunto, una de ellas es la razón por la cual le cortan el dedo anular a los asesinos.

En el filme nos presentan al personaje de Callum Lynch (Michael Fassbender) quien es un criminal condenado a muerte por las autoridades estadounidenses luego de resultar culpable por homicidio. Al ser "ejecutado", Industrias Abstergo aprovecha para llevarse a Lynch y así rastrear su ADN, desbloquéando sus recuerdos genéticos de su antepasado Aguilar de Nehra, un asesino que vivió en España durante el siglo XV, en plena Inquisición Española.

La organización ubicada en Madrid, España es dirigida por Alan Rikkin (Jeremy Irons), personaje que sí existe en los juegos teniendo su aparición en la primera entrega de la saga y la encargada del programa es su hija Sophia Rikkin (Marion Cotillard), a quien conocemos en esta adaptación cinematográfica. El objetivo es introducir a Callum al animus para que los guíe al fruto del Edén. Sophia lo quiere para erradicar la violencia del mundo, pero su padre tiene un plan ajeno a ella y es encontrar la pieza para entregarla a los Ancianos, una sección nueva de templarios que nunca se había mencionado antes en ningún juego, cómic o libro.

En Abstergo se hallan más personas que han sido secuestradas por la organización con diferentes fines, se presume que la mayoría son descendientes de la hermanandad de asesinos, todos sometidos al animus. Callum logra las regresiones de su pasado, obteniendo ciertas habilidades en el inter. Aquí algo que encontré cómico, el hecho de escuchar a Fassbender hablando español, me encanta pero no te lo crees ni por un segundo gracias a su acento y recordemos que Michael ni siquiera es estadounidense.  

 Los efectos especiales me gustaron en gran medida porque la gran mayoría fueron efectos prácticos, es decir, que no utilizaron CGI, ni siquiera para ese gran salto de Fé que hace Aguilar en una de las escenas, es uno de los saltos más grandes de la historia del cine pues el doble de Fassbender brincó desde una altura aproximada a los 40 metros de altura en caída libre, algo que se les tiene que reconocer. Si algo tiene la película es que respeta en gran medida cada salto, cada pirueta, pelea, escenografía y toma, sobre todo esas tomas aéreas que fueron asombrosas.





Aspectos que no son tan positivos como los efectos en Assassin's Creed, podría ser el desarrollo de algunos personajes, uno de ellos fue el de Ojeda (Hovik Keuchkerian), villano poco aprovechado seguidor de Tomas de Torquemada (Javier Gutiérrez),  y las actuaciones, que en algún momento de la trama fueron planas, no por que sean malos actores si no porque tal vez la dirección de Justin Kurzel no fue adecuada en algunas secuencias.

Dentro del reparto encontramos a Michael Kenneth interpretando a Moussa, Michelle H. en el papel de Lin, Callum Turner como Nathan y Mathias Varela como Emir. Estos personajes tienen algo en común, todos son descendientes de asesinos importantes dentro de la saga de los videojuegos, eso se supo en la novela de la película (libro). En la cinta se van en contra de Callum Lynch porque piensan que va a traicionar a la hermandad llevando a los templarios al lugar exacto donde se encuentra el fruto del Edén, el cual es un fragmento distinto jamás antes visto tampoco en ninguna entrega de los juegos.

Sin embargo, Callum no está listo para traicionar a los asesinos, tampoco se va a rendir ya que vuelve de manera voluntaria al animus con la finalidad de encontrar esta pieza clave para los templarios, apesar de sufrir ya los efectos secundarios de las regresiones, como lo es el llamado Bleeding Effect, que se refiere al desorden de las memorias genéticas de los antepasados haciendo que en el presente el paciente sufra memorias en tiempo real sin estar dentro de la máquina, provocando dificultad para distinguir la realidad, lo cual termina en la mayoría de los casos en un daño mental severo derivando casi siempre en locura.

Ya hacia el final, Sophia se entera de las verdaderas intenciones de su padre, quien le reprocha que ella antepone a la ciencia antes que a los objetivos de los templarios. Al nudo de la cinta le faltó impacto, el conflicto padre e hija se sintió forzado y en general eso es en lo que realmente falla la cinta, le faltó "sincronizarnos" con la trama. Agradecemos tanto fan service, pero he de reconocer que la trama estuvo un poco floja.

En la última entrada de Callum al Animus, los internos se unen para dar un golpe a Abstergo, por lo que es hora de evacuar, para entonces, Rekkin ya sabe en qué manos cayó en el pasado el Fruto del Edén que tanto han estado buscando. El personaje al que Aguilar entrega la pieza, es navegante de Cristóbal Colón, ahora ellos ya saben el lugar donde pueden encontrarlo en el presente.

En conclusión Assassin's Creed no es el acontecimiento del año pero tampoco es basura como bastante gente ha dicho, en una cinta que se queda en un punto medio brindando un argumento creíble, útil para las entregas de videojuegos, visualmente atractiva con una paleta de colores estupenda y una dirección de fotografía que nos sumerge a la España del siglo XV y nos regresa sin problema a la actualidad.

La banda sonora cautiva pero no pasa lo mismo con el soundtrack, canciones horribles que para nada tenían que ver con la película, que por cierto las odié desde el primer trailer el año pasado. No se dejen llevar por los comentarios negativos, hagan su crítica personal una vez que vean el filme. No se sugestionen y por favor no esperen ver una calca de algún videojuego plasmado en la pantalla grande.