Reseña- Alien: Covenant


Mucho ha pasado desde que vi una película de Alien que valiera la pena, pues Prometheus (2012) no es precisamente la mejor entrega de la saga. Este fin de semana se estreno en cartelera Alien: Covenant, que quizá buscaba reivindicar lo sucedido. A continuación les dejo mi reseña de la cinta, sin spoilers.

Los eventos de este filme se ubican 10 años después de los hechos ocurridos en Prometheus, así que si no la has visto, puede que algunos detalles en Covenant no te queden del todo claros. Corre el año 2104, una tripulación es violentamente despertada del sueño criogénico luego de un misterioso accidente que causa daños a la nave colonizadora con alrededor de 2,000 colonos y embriones a bordo.


Después del accidente y de las múltiples reparaciones que debieron realizar a la nave, se disponen a volver a dormir, pero en eso reciben una señal que viene de un planeta más cercano al de su destino original, al parecer un paraíso donde podrán comenzar una nueva vida. Por lo que se disponen a ir a investigar dicho mensaje.

Lo que parecía ser un tranquilo y perfecto lugar para colonizar, se convierte de pronto en la peor pesadilla de la tripulación. Ridley Scott buscó continuar con el hilo argumental de su última cinta lanzada en 2012, con todo y el tema existencial, filosófico y hasta religioso que contenía el argumento, expandiéndolo pero al mismo tiempo buscando recrear de alguna forma el estilo original que caracteriza a la saga desde el estreno de Alien: El Octavo Pasajero.

Esta nueva entrega se convierte en un drama de la ciencia ficción combinado con un toque especial de gore, horror y suspenso que en ocasiones puede ser algo predecible o no tener tanto impacto como se hubiera esperado, con esto me refiero precisamente a las escenas donde todos sabemos que alguien debe morir, para continuar con el sano ciclo de una buena cinta de horror.

Entre los escritores se encuentran nombres como los de Michael Green (Logan), Dante Harper (Edge of Tomorrow), John Logan (Penny Dreadful), entre otros que ayudaron con el guión, por eso tal vez no extraña que el filme esté plagado de escenas que logran poner ansioso a cualquiera, siendo cruda, más oscura que su antecesora.

Hasta el día de hoy Ridley Scott ha dejado claro que es un magnífico y versátil cineasta, Alien: Covenant no es excepción y aunque nos vamos a topar con ciertos clichés o momentos en los que la cinta parece perder un poco de fuerza, el filme vale mucho la pena y nos deja sin duda alguna, con ganas de ver más de la saga.

Los paisajes y las tomas abiertas simplemente fueron espectaculares, como siempre los xenomorfos, originalmente creador por H. R. Giger son impresionantes, aunque en algunas escenas pueden verse un poco falsos gracias al CGI, sin embargo los efectos en la película son alucinantes.

Con respecto al cast, debemos decir que Michael Fassbender se ha convertido a través de los años en uno de los mejores actores de Hollywood, aquí regresa interpretando a los androides David y Walter, también tenemos a Katherine Waterson en el papel de la segunda al mando, la terraformista Daniels, quien sin duda nos recuerda bastante a la fuerte y valiente Ripley (Sigourney Weaver), en Covenant, esta actriz sencillamente nos dejará satisfechos con su interpretación.

Dentro del reparto se encuentran por igual el mexicano Demián Bichir (Lope), Carmen Ejogo (Karine), Billy Crudup (Oram), Danny McBride (Tennessee), Amy Seimetz (Faris), entre otros personajes que definitivamente pudieron tener un mejor desarrollo dentro de la trama. No obstante esto no estropea o no pega tan fuerte a la película.

En conclución disfruté Alien: Covenant, no es pretenciosa, no busca llenar salas de cine, simplemente es una cinta que el director quería plasmar  y lo hizo sin tapujos, arriesgando sin temerles al qué dirán.