Opinión: Death Note Netflix

Ya han pasado más de 10 años que salió el manga de Death Note. A lo largo de estos años ha habido multitud de adaptaciones de dicho manga. La más reciente es la producida por Netflix la cual se estrenó el pasado 25 de agosto. ¿Es una buena adaptación? Vayamos por partes. Pero antes de empezar debo aclarar que no habrá spoilers, así que empecemos.

Para los ajenos, Death Note nos cuenta de cómo Light Yagami Turner encuentra por casualidad una libreta con el nombre “Death Note” en su portada. Al abrirlo encuentra una serie de reglas las cuales, en resumen, te explican cómo puedes matar a alguien con tan solo tener el nombre completo y anotarlo en la libreta, siempre y cuando tengas el rostro de la persona presente en mente. Junto con la libreta se presente Ryuk, un dios de la Muerte.

La película se toma muchas libertades en cuanto a las reglas de la libreta. Eliminando algunas y modificando otras. Un ejemplo de esto es la eliminación de la regla de los 40 segundos y el paro cardíaco. Se pone sobre la mesa que es necesario que el dueño de la libreta deba de describir una muerte físicamente posible para que alguien muera. ¿Qué sucede si no se especifica la causa de la muerte? “Que la casa elija”. Es lo que nos explican. Ahora, como regla modificada resulta que solo el dueño de la libreta puede ver al Shinigami.

Deth Note peca en ser una película americanizada en cuanto a ambientación y personajes. Light deja de ser aquel personaje frío, calculador e inteligente para enfrascarse en el cliché gringo de estudiante perdedor del cual es fácil que la gente abuse. Está enamorado de la más popular que resulta ser ¡una porrista! (Misa, ¿Eres tú?) A partir de aquí lo que suceda con estos dos resulta predecible.

Personajes como Ryuk y L también sufrieron cambios, aunque mínimos comparado con los dos protagonistas. Ryuk deja de ser ese shinigami que tiene inmensa curiosidad por lo que haga Light a alguien con motivaciones más oscuras.  En cuanto al trabajo técnico del personaje es lo mejor que se puede encontrar en la película. L resultó ser el menos modificado. Aunque su adicción a los dulces fue casi eliminada junto con su capacidad de deducción éste no deja de sospechar de Light hasta que éste le confiesa que es Kira.

Hablando del nombre Kira, éste se siente forzado. La historia está ambientada en Nueva York y los personajes no tienen nada que ver con Japón por lo que el nombre Kira y que de repente las víctimas de la Death Note hablaran y escribieran en perfecto japonés fue sacado de la nada. Si nos hubieran presentado a un Light que estuviera interesado en la cultura japonesa (en lo que sea, anime, música, videojuegos) hubiera estado más creíble.

¿Qué puedo concluir de todo esto? Bueno. ¿Recuerdan DB Evolution? Regresó, en forma de Death Note. No se la recomendaría a nadie por más aburrido que esté. Por suerte Netflix tiene mejores películas para elegir.