(Des)encanto: ¿mejor que Simpsons y Futurama?

(Des)encanto es una serie de animación para adultos creada por el dibujante estadounidense Matt Groening y producida por The ULULU Company para la plataforma de video bajo demanda Netflix. Los productores ejecutivos son Josh Weinstein y el propio Groening. La serie cuenta con 20 episodios repartidos en dos temporadas y fue estrenada el 17 de agosto de 2018.

Ambientada en el reino fantástico medieval de Utopia (Dreamland), cuenta las desventuras de Bean, una princesa rebelde y alcohólica, un duendecillo llamado Elfo y un demonio llamado Lucí. 

Al igual que todas las series anteriores de Matt Groening, esta tiene un comienzo muy lento. Va avanzando despacio por toda la trama, se concentra en presentar y desarrollar a los personajes de forma detallada. Por esa razón al principio de los dos primeros episodios se siente que la serie no tiene ningún hilo argumental. Y en verdad eso no tiene nada de malo. Los espectadores tenemos eso consiente, ya siendo un público acostumbrado al estilo de Groening es de esperarse. 

La serie por si misma va creando una historia en la que se pueden recostar los acontecimientos principales. Ya a partir del tercer episodio, se dejan de lado las introducciones de cada uno y se enfrascan en tratarnos de entretener con un poco de aventuras al estilo Simpsons. No es hasta el capítulo cinco que encuentran una razón del porque hacer las cosas. Ya el caos y los desmadres sin sentido se pasan de largo y la serie empieza a tomar fuerza más o menos por la mitad como es acostumbrado. 

Hasta ese punto para mi está todo bien. Es entretenida, divierte, tiene muy buenos personajes y una trama interesante. 

¿En dónde está el problema? Tomemos por ejemplo a Futurama. Tiene una historia centrada en tres personajes principales. Esta la chica alta linda y esbelta, con un pequeño defecto que está claro y notable a simple vista que se usa para no volverla la mujer perfecta (físicamente). Esta tiene un cuerpo tonificado, fuerte, y es marimacha, pero a la vez femenina. En este caso en Fururama esa es Leela, y en (Des)encanto esa es Bean. Después tenemos al tonto que viene de un lugar diferente a los otros dos, el cual tiene un gran corazón y es ingenuo pero tierno a la vez. Siente un amor platónico y no correspondido hacia el personaje femenino principal y solo busca cualquier manera para enamorarla hasta el punto de perder su dignidad. Mírese que en Futurama es el caso de Fry. En (Des)encanto es el caso de Elfo. Y por último está el tercer personaje que es de una especie totalmente diferente a los otros dos. Que es muy malo, a tal punto de volverse la voz de la discordia e incita a los demás a hacer tonterías y crear problemas para divertirse y hacer momentos hilarantes. En Futurama ese es Bender y en (Des)encanto es Lucí

¿A que quiero llegar con estas largas comparaciones? Pues a que la serie solo está replicando la misma fórmula que ya tenían en programas anteriores. No innova, no te muestra algo nuevo que nunca hayas visto antes. No trata de hacerte sentir diferente o de una forma particular o especial a las demás series que ha habido de Groening. Yo pienso que esta serie es solo eso, un programa más que busca entretener. 

A mi parecer, yo esperaba más. No trato de menospreciarla ni decir que sea mala. Porque en verdad no lo es. Me reí bastante y me dejaron con ganas de ver su segunda temporada (no mucho, que consté). ¿Pero qué sucede? Pues, que hoy en día para que una serie sobreviva necesita algo más que entretener y buenos personajes. ¿Y a ustedes? ¿Qué les pareció la serie? ¿Creen que habrá más de una primera temporada?