Reseña: Tower of God


En un 2020 donde una terrible pandemia a golpeado a la humanidad trayendo dolor, muerte y mucha confusión, la industria del anime en alianza con Crunchyroll traía entre sus brazos una serie que fue anunciada  con bombo y platillo el año pasado. La misión de adaptar uno de los mas famosos webcomic de Corea del Sur (mejor conocido como Manhwa) con el nombre de Tower of God era una tarea que distaba de ser sencilla pero ¿se logro el objetivo?.

El argumento es bastante simple un chico con un origen desconocido llamado Bam es encontrado por una linda chica llamada Rachel ella se vuelve su amiga incondicional hasta que un día ella desaparece rumbo a una torre que puede cumplir los deseos de las persona que logre llegar a la cima, ahí es donde nuestro protagonista toma la decisión de subir a la torre. La narrativa  en si solo mostró como es la torre, quienes viven en ella y cuales son las pruebas que hay en la torre. sin embargo su desarrollo resulto mucho mas cercano a los shonens convencionales que muchas veces apelan a las conveniencia argumentales en donde el protagonista resuelve todo de golpe, solo es cuestión de como Bam avanza en las pruebas de la torre.

En cuestión de personajes son variados entre principales y secundarios como Agnes Khun Aguero que es el estratega, Rachel la versión antagónica de Bam, Las princesas Endorsi, Anaak, y Hu Yuri cuya historia se relaciona con el rey Jahad, Rak como el personaje aguerrido y cómico de la serie, entre otros. estos personajes secundarios son muy queridos con su propia personalidad, historia de fondo e interacciones cómicas, pero quizás el mayor error fue que personaje principal fue tomado como un secundario teniendo un escaso desarrollo como personaje volviéndolo un tanto insoportable lo mismo paso con Rachel  minimizando su importancia en la trama.

La animación es muy cercana al webtoon. si bien es un estilo mas minimalista parece que flojea por la falta de movimiento, acción y detalle, que hay en algunos episodios. La iluminación está sujeta bajo ese detalle. Se siente muy brillante u oscuro. Los personajes no tienen muchas sombras, las sombras se sienten turbias o simplemente brillante. La banda sonora sonora estuvo a cargo del australiano Kevin Penkin que siempre destaca dependiendo la escena que se este aconteciendo en el anime, tanto el opening como el ending fue hecho por la banda de K-pop Stay Kids respetando el origen cultural del anime

         

Tower of God pese a que tiene muchos problemas tanto de guion como de personajes, es una buena producción especialmente para ser una adaptación que no este basada en un material literario japones añadiendo que esta no es la única adaptación de este estilo que lleve este año; por lo que si no estas habituado a este formato, quizás no te convenza mucho, sin embargo es recomendable para todo aquel que busque  algo diferente dentro de la industria.