Reseña: My Little Pony - La Magia de la Amistad

Aunque ya no sea una niña, me gusta ver series animadas infantiles, de hecho soy de las que piensan que la industria de la animación está pasando por una crisis creativa, pero bueno, ese es otro tema. El caso es que en una búsqueda de algo decente que ver, me encontré con My Little Pony: La Magia de la Amistad.

Como la serie inspirada en la línea de juguetes de Hasbro, ya había tenido sus series en décadas pasadas, decidí ver este nuevo show. Mi primer pensamiento fue que iba a ser como toda serie creada para vender juguetes. Pero My Little Pony: La Magia de la Amistad, es totalmente diferente a como pensé que sería, de hecho me he declarado admiradora del show.

La animación me encantó, es bastante colorida, creativa y viene de manos de DHX Media Studio, quienes ya tienen bastante experiencia en el rubro, al ser un estudio muy bien establecido, realizando un trabajo asombroso en esta y otras series.

Para el diseño de personajes, Hasbro eligió a Lauren Faust, una figura también reconocida por su talento. Entre sus trabajos se encuentran shows animados como Las Chicas Superpoderosas y Mansión Foster para Amigos Imaginarios, series que también son de mis preferidas.

Desde los primeros capítulos me di cuenta de, como su nombre lo indica, la serie trata temas para fomentar valores como la amistad, la honestidad y la responsabilidad, tópicos que son adecuados para el público infantil, pero la manera en la que los tratan con una dinámica y humor que enganchan rápidamente a casi cualquier persona sin importar su edad pues es graciosa e ingeniosa, ha logrado construir en cada episodio un guion sólido y entretenido, tomando en cuenta que distintas personas los escriben, el resultado es bastante agradable.

Me encariñé con los seis personajes principales. Twilight Sparkle es una pony unicornio, se puede decir que es la protagonista, empezó siendo muy introvertida en los primeros episodios para después aprender una valiosa lección haciendo fieles amigas en el proceso, volviéndose aprendiz de la Princesa Celestia de Equestria y reportándole sus nuevos conocimientos acerca de la amistad. Twilight puede ser muy mandona y obsesiva como lo vimos en el episodio 10 de la primera temporada.

Rainbow Dash es ágil, orgullosa, es una pony Pegaso de personalidad intrépida y competitiva, le fascina volar y sueña con unirse a la tropa de elite de los Wonderbolts. Todo lo contrario a la tierna, tímida y encantadora Fluttershy, también un pony Pegaso de personalidad delicada. Es amable y le encanta cuidar a los animales, es su especialidad, rara vez pierde los estribos.

Pinkie Pie es bastante hiperactiva, le encantan las golosinas y la fiesta, cabe destacar que es extrovertida cayendo algunas veces en lo imprudente pero sin dejar de ser divertida, ella no tolera los momentos tristes. Applejack por su parte es más seria y trabajadora, tiene un sentido de gran responsabilidad ya que ayuda a su familia con el negocio de cosechar manzanas.

Por último pero sin duda no menos importante, esta Rarity. Es la diva, la fashion, la que nunca quiere ensuciarse en la tierra ni perder el estilo, la que siempre anda arreglada. Es una pony unicornio diseñadora de modas y la más femenina de las seis. Sus aspiraciones son verse bonita todo el tiempo y mantener todo en orden. Creo que es con la que menos me identifiqué.

Me gustó el hecho de que a pesar de tener personalidades totalmente diferentes, encontraron la manera de convertirlas en las mejores amigas. Los contrastes en sus maneras de ser las colocaron algunas veces en peleas y diferencias, pero en la serie siempre hay moraleja y todo tiene un final feliz, por así decirlo, pues como lo decía, fomenta los buenos modales y previene las malas conductas, malos comportamientos donde los personajes que no actúan de una manera adecuada se encuentran con el gran karma, sí señor. Todo sin perder el hilo. Sin tratar de ser pretenciosos ni nada parecido.

Adicionalmente me encantó que no le hicieran traducción a los nombres de los personajes, dejándolos tal y como son en su versión original, también me gustó mucho el doblaje, donde participan Carla Castañeda, Claudia Motta, Elsa Covian y Maggie Vera, por mencionar a algunas, el punto es que disfruté las voces en español así como las voces en inglés. Claro que la serie no es perfecta, mantiene un ritmo adecuado y todo fluye de una manera excepcional, teniendo sus altas y bajas apelando a clichés de vez en cuando, como todo show animado.

Las cutie marks me recuerdan a las marcas que tienen en la barriga los Ositos Cariñositos y que aparecen en el costado trasero de los ponys cuando encuentran su talento especial, de hecho el trío de las pequeñas Cutie Mark Crusaders, pasan algunos capítulos tratando de obtenerlas.

Para los ponys de Equestria es importante mover las nubes y hacer llover, con ayuda de sus cascos o de su magia, pues que las plantas crezcan solas o que las nubes se muevan por su cuenta es antinatural. Eso me recuerda una canción que me agradó, en ese capítulo donde las ponys guardan (literalmente) el invierno para darle paso a la primavera. Una canción que les pongo a continuación:


No todas las canciones en shows animados, son tediosas y en My Little Pony: La Magia de la Amistad, la mayoría son disfrutables, tanto en español como en inglés. Incluyendo la banda sonora que me pareció apropiada, teniendo en cuenta que sigue siendo una serie planeada para un público infantil, pero más específicamente para niñas.

Todo parece estar bien cuidado, calculado y supervisado, aunque parezca la típica serie para niñas con los temas clásicos acompañados de canciones cursis y sosas, no está atiborrada de estos elementos, no sé cuál sea la fórmula secreta pero les ha funcionado bastante bien y la venta de los juguetes que inspiran la serie, se venden sin tanto esfuerzo, hasta yo quiero en mi colección de muñecos a Twilight, Rarity, Applejack, Pinkie Pie, Fluttershy y a Rainbow Dash, no creo que sea algo superfluo. Espero seguir encontrando series así de especiales en mis búsquedas por shows animados de calidad.