Televisión Basura, la era de la escasez

Esperando siempre que mis cordiales lectores se encuentren bien; comenzaré en está ocasión con un tema que no es para nada nuevo, hablaré sobre esto porque es algo que a mí también me molesta, me interesa, vaya, me provoca curiosidad.

En múltiples ocasiones se ha debatido la escasa calidad en los programas de televisión, por parte de expertos que realizan investigaciones al respecto y por parte del público en general, así que, aquí vamos.

¿Factor nostalgia?

Este no es un asunto de factor nostalgia, es una realidad compuesta por diversos hechos. En 2006, El Financiero publicó un artículo donde se expresaba que en México hay 30 millones de niños y que cada uno de ellos ve la televisión unas mil 800 horas anuales, realizando la mención de los programas que los infantes pueden estar viendo en la barra de programación común. Esto es cuando llegan de la escuela como a la 1:00 p.m. estando presentes en casa, la mayor parte de los pequeños.

En esos horarios donde se transmiten por televisión abierta, programas como Laura, Ventaneando, Cosas de la Vida, entre otros programas que tratan temas que no son los apropiados para público infantil y sin mencionar los canales, yo sé que saben a cuales me refiero, con esto digo que me he puesto a verlos para verificar contenidos y sinceramente no hay muchos programas para niños en horario estelar, que creo que entra a partir de las 6:00 p.m.

La pregunta es si la situación ha cambiado desde el 2006, la respuesta es no. Supongamos que se vive en pobreza, que América Latina es de los lugares donde se tiene menos educación, menos calidad de vida, donde a veces lo que menos importa son nuestros pequeños. ¿Qué se les está mostrando a la audiencia infantil? ¿Qué clase de jóvenes estamos formando? Y no es que la televisión eduque, claro que no, pero no se puede negar que definitivamente tiene influencia sobre sus espectadores, sobre todo en los infantes.

Especialistas en educación infantil señalan que es difícil lograr medir las consecuencias inmediatas que este tipo de programas tienen sobre la niñez, pero podemos imaginarlo. La idea de quejarnos de los shows actuales no es nostalgia ni mucho menos, la televisión ha cambiado, la manera de ver programas ha evolucionado, pero la pregunta es si es para bien, ¿cuál es la importancia de darle una debida atención a esto?

Televisión Basura

Esto tristemente no solo se refleja en los programas infantiles, sino en una amplia extensión de la barra de programación de los diferentes canales de televisión. La llamada televisión basura, que es el término que se le designa a los programas que se caracterizan por poseer lenguajes no apropiados, por fomentar el morbo, la vulgaridad y en estos tiempos, hasta las obscenidades, mayormente mi inteligencia se sentía ofendida, es por eso que yo ya no veo televisión.

Adicional, la “televisión basura”, tiene una programación muy pobre en contenido y calidad, ¿Esto es mito o realidad? Teniendo en cuenta que tenemos lectores de diversos puntos de Latinoamérica, pueden ustedes expresar sus opiniones al respecto, comentar si en su país también hay programación poco ética. Es justo darle importancia, nuestros niños están sometidos a esta barra de programación, quieran o no es algo que interviene en ellos, son unas esponjas que en sus primeros años aprenden e imitan conductas que observan, que luego de adoptarlas es muy difícil erradicarlas.

Como resultado, tenemos una juventud poco aterrizada en este lado del charco. La mayor parte de las niñas de entre 7 a 13 años prefieren shows live action como Hannah Montana, Zoey 101, La CQ, novelas o talk shows, etc. Donde las protagonistas son lindas, tienen aventuras geniales y en mi opinión, tratan temas súper frívolos y superficiales, y desde luego ese mensaje se extiende por toda nuestra querida América Latina, porque nosotros lo pedimos, porque nosotros lo consumimos haciendo efectivo el proceso comercial para el cual fueron creados esos programas. ¿Qué hay en las mentes de los consumidores?

No todos tienen acceso a internet ni a televisión por cable, pero la sociedad suele ser conformista, es decir que no van estar dispuestos a buscar algo que sea para cultivarse o algo que sea cultural. Por otro lado, creo que la tele por cable también tiene ciertas fallas, y si, hablo de canales como Cartoon Network y Nickelodeon, no me interesa escuchar que me digan que es por factores sentimentales, pues no va por ese camino la cosa, baso mi opinión en hechos, no en subjetividades, son canales que definitivamente ya no son ni serán como antes, porque sus audiencias cambiaron, pero eso no quiere decir que necesariamente sucedió un evento evolutivo positivo. Punto.

La Sociedad y los Medios

El sujeto que vive en un entorno social está determinado por su biografía y su experiencia inmediata. Uno de los temas clave del sociólogo John Thompson, es el papel de los medios de comunicación en la transformación del espacio y el tiempo en la vida social, la creación de nuevas formas de acción e interacción más allá de paradigmas temporales o espaciales. Así, me he llegado a preguntar qué tanta influencia tienen los medios como el cine, el internet y la televisión sobre nosotros, la sociedad en general. No me lo van a negar, los medios tienen un fuerte impacto en la sociedad siendo algunas veces por igual, un arma de doble filo.

Ahora, cada país es diferente, hablando de América Latina, cada hogar tiene una familia distinta por lo que cada padre de familia otorga una educación a sus hijos de la manera que mejor le parezca y no ponerle atención a un niño durante su etapa temprana de crecimiento puede afectar directamente en la formación de nuevas generaciones, a eso súmenle el factor televisión e internet. ¿Qué sociedad tendremos en unos años?

Existen diversos cuestionamientos sobre todo esto, hay leyes que regulan la programación de las televisoras, cosas que deben ser respetadas y de verdad, por lo menos en mi país hay fallas, faltas al código ético, moral y legal en ciertos programas. Sin embargo, y se los digo sinceramente, me entristece no poder hacer algo, pero ¿Qué puede hacerse? Nada, absolutamente nada, ni siquiera quejarse va a servir de algo, la tele y el internet han cambiado al mundo y lo van a seguir cambiando nos guste o no, está fuera de nuestro alcance y de nuestras posibilidades.

Anhelos y otros deseos

Las estrategias son complementarias, tratan de retener a los consumidores del producto, y mantener su fidelidad de compra y de consumo, en este caso refiriéndonos a programas de televisión, incluyendo por supuesto anime y caricaturas, como se dice en mercadotecnia, mientras exista la demanda, habrá oferta; no importa si el contenido es basura, si es consumido y comprado, va a seguir en existencia, no hay de otra.

Yo deseo muchas cosas, que naturalmente ya no van a ser posibles, no digo que todo programa sea malo, no digo que todas las caricaturas y shows sean de mala calidad, no es el punto en cuestión, solo es una reflexión que gira en torno a la televisión y el internet, siendo este último el que más consume tiempo de niños y jóvenes. En fin, el mundo seguirá girando.

“La libre comunicación de los pensamientos y las opiniones, es uno de los derechos más preciados del hombre”. François de la Rochefoucauld.

@Aldama9231