Reseña: Guardianes de la Galaxia Vol. 2

Cuenta la leyenda que los japoneses se quedan en la sala de cine hasta que el último crédito aparezca en pantalla, como muestra del respeto y la admiración hacia todas y cada una de las personas que hicieron posible la película. Bueno, si de este lado del mundo no era tan fuerte esa costumbre, Marvel Studios le está inculcando el hábito al público a través de sus escenas post créditos, que en este caso son 5.

Guardianes de la Galaxia Vol. 2 es sin lugar a dudas una de las cintas que más esperaba este año, por lo que voy a darles mi opinión respecto a ella ahora que la he visto. Pueden estar tranquilos, el texto no tendrá Spoilers

Dirigida por el ya favorito de Marvel, el director James Gunn, la secuela de los Guardianes es un viaje psicodélico, una aventura espacial que cualquiera puede disfrutar. Aquí ya vemos a un equipo consolidado que trabaja en conjunto, algo que pudimos apreciar en los avances. También se disfruta de la comedia desmedida a lo largo de todo el filme, uno de mis personajes preferidos fue Drax (Dave Bautista), quien brinda la mayor parte de la diversión.

Podemos darnos cuenta que la fórmula de Marvel a la hora de hacer sus cintas, no es nada nuevo bajo el sol, pero la ejecución es tan característica en en cada una de sus películas que mantiene el estándar de calidad adecuado para generar expectativa y llenar salas. El desarrollo de sus personajes ha sido fuerte en ambas cintas de Guardianes de la Galaxia, un plus que mueve todos los engranajes.

Aunque todo me gustó, personajes, apartado visual y desde luego, la súper banda sonora llena de canciones estupendas, Guardianes de la Galaxia Vol. 2, no es la maravilla mundial que todo mundo está alabando, no es la mejor cinta de toda la historia del cine como el actor Chris Pratt (Peter Quill/Star Lord) había asegurado. 

Al principio podemos prepararnos para ver una increíble producción en la cual el argumento principal se ha perdido por completo, porque no hay una historia inicial que vaya hilando todo. No es sino casi hasta la mitad de la película cuando comienza lo bueno en cuanto al nudo de la historia. Claro que mientras se nos presentaba, nos mantienen ocupados con diversos asuntos que en su mayoría no nos llevan exactamente a algún lugar pero que no lo notarán por estar reventando a risas.

En muchos sentidos, Guardianes de la Galaxia Vol. 2 es bastante buena, con guiños de los cómics, cameos, es entrañable, visualmente hermosa, con excelentes personajes, un Groot bebé demasiado tierno (Vin Diesel), un mapache más rudo y mal hablado (Bradley Cooper), una ágil guerrera de piel verde (Zoe Saldana), etc., no obstante reproduce casi a la perfección lo mismo que nos encantó de la primera película, pero en un nivel más elevado.

Nos prepara para el tercer acto de esta aventura galáctica, misma que también será dirigida por Gunn. Se siente como la antesala de algo más serio que posiblemente ocurrirá en Guardianes de la Galaxia Vol. 3. El equipo de la cinta ya se ha encargado de anunciar que tal vez sea esa la última vez que veamos a esta formación en el equipo.

En conclusión, recomiendo abiertamente esta segunda parte, porque cumple con lo que prometió, dos horas de entretenimiento puro repleto de clichés disfrazados de una respetable manera con la que logran pasar casi desapercibidos, pero que están ahí en cada hueco de esta película, por lo que el factor sorpresa no existe. Es una gran producción que ha dejado entrever aspectos de las cintas venideras.