Reseña: IT


Cuando yo tenía escasos 3 o 4 años vi por vez primera una película donde un maligno payaso aterrorizaba a un grupo de niños, dejó tal trauma en mí que al pasar los años, cuando me convertí en adolescente me di a la tarea de investigar el paradero de esta producción pues tenía sólo vagos recuerdos de ella descubriendo que no era una película sino una mini serie para la televisión, una adaptación de una novela de un tal Stephen King.

Fue ahí donde comencé a buscar esa novela pues mi curiosidad hacia esta historia había crecido lo suficiente como para que el morbo me incitará a descubrir de qué iba enteramente el relato. Después de leer el libro, Stephen King se convirtió en uno de mis escritores preferidos, en una inspiración para mí. Hoy me voy a dar a la tarea de darles mi más sincera opinión de una nueva versión de su magnífica obra, advirtiéndoles que el texto podrá tener algunos SPOILERS, así que si aún no has visto “IT” les recomiendo que no sigan leyendo. 

Vamos a comenzar diciendo que para nada es justo que comparemos la versión de 1990 con la de este año, para empezar la primera al ser una producción para la televisión contaba con mucho menos presupuesto, sin embargo es nuestros días logró sacarnos el alma del susto con la gran interpretación de Tim Curry y de los niños, claro que si la volvemos a ver hoy en día ya no causará los mismos efectos, de hecho nos hará preguntarnos “¿Y por esto tenía miedo de ir a bañarme cuando era niño?”. 

Es justo también decir, que pudieron realizar un mejor trabajo con el guion y con la escena final de la segunda parte de la mini serie, la cual involucraba a una araña gigante para nada bien hecha. Pero en fin, hoy no toca hablar de eso sino de la cinta dirigida por Andy Muschietti (Mama) y debo decir que al principio esta elección por parte del estudio logró preocuparme no fui una gran fan de Mama y ciertamente no era fan de su trabajo, hasta ahora. Por eso no es bueno juzgar antes de tiempo. 

El papel de Pennywise, el temible devorador de mundos, lo obtuvo Bill Skarsgard quien sin duda a pesar de que tenía mis reservas fue una excelente decisión. No tiene tantos diálogos como yo hubiera querido pero los que tiene son perturbadores, se nota que el actor estudió al personaje me lo dijeron sus gestos, sus movimientos, su presencia, su voz y su humor negro. Además la caracterización es espectacular. 

Otro de los puntos fuertes de la cinta fue la selección del reparto infantil con Jaeden Lieberher como Bill “el tartaja” Denbrough, a quien por cierto le faltó tartamudear un poco más, Jeremy Ray Taylor quien interpreta a Ben Hanscom con todo y su carita angelical, Sophia Lillis quien nos brinda con su actuación a una Beverly Marsh más parecida a la del libro, una niña que sufre los abusos pervertidos de su propio padre, Finn Wolfhard como Richie Tozier quien es el bromista del grupo y vaya que me reí demasiado con él pero sin duda Jack Dylan Grazer como el “enfermizo” Eddie Kaspbrak se robó mi corazón, fue hilarante, adicional tenemos a Chosen Jacobs como Mike Halon y a Wyatt Oleff como Stanley Uris, que en mi opinión fueron los únicos a los que les faltó brillar un poco más, pero sin duda tenemos a un club de Perdedores casi perfecto. 

A pesar de que esta adaptación respeta puntos importantes de la obra original, se nota las libertades que se han tomado, pero funcionan nada se sintió forzado y hay comedia, tristezas, hay amor y por sobre todas las cosas, hay terror. La cinta aunque no es tan cruda como el libro en muchos aspectos, es gráfica y vamos a ver sangre, cuerpos desmembrados, huesos rotos y a un monstruo que toma diversas formas espeluznantes para despertar los más profundos terrores en los chicos. 

También debo agregar que la escenografía utilizada para crear Derry, el pueblito ficticio ubicado en la natal Maine de Stephen King, quien no duda en nombrar a este estado en gran cantidad de sus libros,  fue notable, la ambientación de una época ochentera fue bastante agradable. Adicional si tienen buen ojo se pueden dar cuenta de guiños de la época como la serie de televisión de los 80s Airwolf en la camiseta de Eddie, el póster de Beetlejuice en el cuarto de Bill o el estreno de Lethal Weapon 2 (1989) en la cartelera de un cine en Derry, todo esto es parte del cuidado a los detalles que el director brindó al proyecto. 

La paleta de colores combinada con una dirección de fotografía bastante decente da como resultado que las tomas sean una delicia para nuestros ojos, esto sin considerar que los trabajos en efectos especiales pudieron ser un poco más prácticos, ya que a pesar de la oscuridad algunos se alcanzan a apreciar. 

El libro al tener más de mil páginas es natural que gran cantidad de momentos y detalles específicos de él fueran pasados por alto en la película, con esto creo que se logra justificar que existieran algunos hoyos diminutos en el argumento, pero vamos, los chicos ya dedujeron que IT (ESO) ataca cada 27 años gracias a los libros de historia de la biblioteca, también dedujeron que se la lleva en las alcantarillas, pero no creo que el espectador esté esperando a que deduzcan que ESO es un ente maligno ancestral que data desde inicios del mundo, luego de que una tortuga gigante vomitara el universo. 

En fin, yo ya estoy ansiosa por ver el Capítulo 2 de IT, ya que no esperaremos por una secuela como tal, sino la continuación. Les recomiendo bastante el filme, de verdad que aunque no es perfecta, para mí casi lo fue y desde luego a quienes no lo hayan leído les recomiendo que le den una oportunidad al libro, entenderán muchas cosas y además siempre es un deleite leer algo de Stephen King.