Yu-Gi-Oh! The Dark Side of Dimensions: Todo sobre el doblaje al español (Parte 3)

Este artículo está dedicado a analizar y criticar al nuevo reparto de voces en el doblaje de Yu-Gi-Oh! The Dark Side of Dimensions o El Lado Oscuro de las Dimensiones, proyectado en salas de Cinépolis en el mes de abril. La opinión es netamente propia de quien escribe y con esta se pretende cerrar varios puntos sobre esta polémica versión latina del filme.

Primero, vale recordar que ninguno de los actores que prestaron su voz en la serie clásica han participado en esta película, algunos por no llegar a un acuerdo económico y a otros ni siquiera los llamaron. El doblaje fue realizado en Optimedia Bond México, dirigido por Gabriel Gama, codirigido por el dueño del estudio, Alan René Bressant, y la traducción fue cedida por la comunidad Yami no Fansub. Esta última afirmación ha sido proporcionada por fuente fidedigna, incluso reconfirmada porque en los créditos que la misma organizadora publicó en su página de Facebook, aparecen los nombres de dos integrantes de dicha comunidad fansub.

En segundo lugar, quiero desmentir que Gabriel Gama haya "llamado personalmente" a las voces originales para la película, porque el contacto lo tuvo el señor Bressant con Irwin Daayán, Ricardo Mendoza y José Gilberto Vilchis. Por otro lado, Carlos Íñigo, Benjamín Rivera, Liliana Barba, Ana Lobo, Jorge Roig, Luis Daniel Ramírez ni Gerardo Reyero fueron convocados para interpretar nuevamente a los personajes que dieron vida en la serie clásica:
Y en tercer lugar, quiero mencionar que sí estuve al pendiente de la carta promocional que entregarían, justamente para informar si el obsequio de Obelisco el Atormentador (Obelisk the Tormentor) sería solo para México. Lo que puedo confirmar es que esa carta fue repartida en español y, hasta donde pude saber, únicamente para el país azteca. Es más, varios mexicanos también se quedaron sin su carta promocional porque los establecimientos "se quedaron sin stock", a pesar de que la organizadora había asegurado que "habría para todos", incluso para los demás países de América Latina. Algo que jamás ocurrió.


LA CRÍTICA

Discrepo rotundamente con todas las personas que aseguran que este doblaje fue excelente, que estuvo a la altura de la película o que tan siquiera estuvo decente. ¿Por qué? Lo detallo a continuación:

Me llamó mucho la atención que al personaje Bakura lo hayan pronunciado Bákura (sí, acentuado en la primera sílaba, como en japonés), siendo que en la serie nunca lo hicieron de esa forma. Es más, en inglés tampoco lo pronuncian así, sino Bakúra. Esta pronunciación ocurrió también para el monstruo Gandora-X el Dragón de la Demolición, quien también fue pronunciado Gándora en lugar de Gandóra. Ahora, los más lineales de la versión japonesa dirán que fue correcto, pero el tiro les sale por la culata a este doblaje debido a que esa pronunciación "original" no la emplearon para Mokuba ni para la pronunciación original del apellido de Yugi, el cual es Muto. En este último ejemplo, usaron la pronunciación inglesa, Yugi Moto, como sucedió siempre en la serie en español.

Otro aspecto que quiero recalcar con mucho pesar es que me fue inevitable recordar e imaginar a Pegasus (sí, el del Ojo del Milenio) cuando escuché a Aigami. Pero ese no solo fue el problema, sino que la interpretación de Gabriel Gama dejó mucho que desear porque sonaba como un Pegasus viejo y amargado en su afán de darle énfasis y matices al antagonista principal de este largometraje. Es un gran desacierto que Gama, siendo director, se haya quedado con un personaje tan importante de esta película, sobre todo porque él ya dio vida a un antagonista en la franquicia. ¿Por qué no hizo casting para Aigami? Es decir, ¿quién le dijo que calzaba perfecto para él? Su voz e interpretación no iba de acorde para Diva, ya que este último es más joven de lo que se escuchó en español, por lo que se pudo optar por otro actor más fresco y mejor dirigido.

Alan Bressant se quedó con triple trabajo: dirigir e interpretar a Shadi Shin y a Roland. El primero fue doblado originalmente en la serie por Enrique Mederos y tuvo que ser reemplazado por Rafael Pacheco debido a su delicado estado de salud. Tras los cambios de estudio que tuvo la serie, Shadi no tuvo actor fijo luego del fallecimiento de Mederos, así que Eduardo Garza lo interpretó por última vez. Si ambos están vigentes ¿por qué no llamaron a uno de los dos para el personaje de la película? Caso similar sucedió con Roland, quien fue doblado por primera vez en la serie por Gerardo Reyero. Aquí debo aclarar que Bressant fue el reemplazo de Reyero desde que la tercera temporada de la serie llegó a su propio estudio. ¿Por qué no llamaron a su voz original para doblar a este personaje? Y aunque lo hubiesen hecho, Gerardo Reyero no hubiera participado porque no trabaja en ese estudio (confirmado por el mismo actor). ¿La razón? Porque Optimedia Bond no tiene contrato colectivo con la ANDA (Asociación Nacional de Actores). Pero creo que la respuesta es obvia: más personajes, más dinero para Alan, y mejor si es líquido.

Por otro lado, hay otro Gabo que también causó polémica en el proyecto. Siendo él un actor reconocido y muy querido por la gente, Gabriel Ramos aceptó tomar el papel de Joey Wheeler, dándole su propia personalidad y estilo. ¿Polémico por qué? Se entiende que los actores tienen ética y códigos entre compañeros. No tengo la certeza de saber si él tenía en cuenta que Carlos Íñigo dobló a ese personaje por muchos años en Yu-Gi-Oh!, pero no creo que sea tan ajeno a esto. Los radicales afirman que es una "venganza", pues recordemos que Íñigo es tío de Miguel Ángel Leal, actor quien actualmente es la voz oficial de Ash Ketchum en Pokémon. Conforme la película avanzaba, me fui convenciendo de que sí era Ramos hablando como Wheeler (ya que en un principio pensé que era otro actor, uno más joven) y solo desencadenó mi decepción por esa falta de compañerismo con alguien a quien ya le dio vida con anterioridad (algo que Gabriel ha criticado en el pasado). Me causa asombro cómo alguien de su amplia experiencia y calidad haya podido aceptar el papel de un personaje relevante en un proyecto de bajo presupuesto para una película conmemorativa y que se estrenaría en varios países de Latinoamérica. Es decir, grabar por poco dinero para un personaje icónico de la serie. Pero lo que no me sorprende es que Gabriel Gama no haya llamado a Carlos Íñigo, ya que también lo ignoró para su personaje Jaken en InuYasha: Kanketsu-Hen, a pesar de estar vigente incluso en su no tan óptimo estado de salud. Recordemos que Íñigo inmortalizó el "amo bonito" que le decía a Sesshomaru en esa serie. 

El intérprete de Seto Kaiba, por su parte, me hizo recordar mucho al fallecido Enrique Mederos en muchos de sus matices de caracterización. Asimismo, por momentos le escuchaba cierta semejanza al acento de doblaje colombiano; imagino que ha de ser por la poca experiencia que Rafael Escalante tiene en el doblaje profesional. Y debo reconocer que su interpretación fue una de las más destacadas en esta película en cuanto a intenciones, pero que de igual forma me hizo sentir la ausencia de la voz original de Kaiba, la de Ricardo Mendoza. También entiendo que es seguidor de la franquicia, y creo que no debió aceptar este papel solo para formar parte de Yu-Gi-Oh!

Aunque solo fueron unos breves diálogos, Ismael Castro interpretó al abuelo de Yugi, Solomon Muto. Aquí sucedió lo mismo que con Roland: usaron al reemplazo del actor que interpretó originalmente al personaje; es decir, sustituyeron a Jorge Roig. El señor Castro dobló a Solomon desde la tercera temporada, cuando la serie cambió de estudio al de Bressant. Debo destacar que Ismael Castro es un actor de mucha trayectoria y exquisita calidad, y aplaudo su participación como el señor Muto. Sin embargo, y con todo el respeto que este actorazo se merece, yo hubiese preferido que se mantenga al intérprete original, no solo porque ha sido la primera voz de ese personaje, sino porque Jorge Roig ha sido el director de la primera y la segunda temporada de Yu-Gi-Oh! e incluso de la primera película: La Pirámide de la Luz. En conclusión, hay toda una trayectoria que Gama y Bressant debieron respetar, sobre todo el primero porque, justamente, el señor Roig le dio a Gabriel el papel de Pegasus en la serie. Paradojas de la vida.

Mokuba Kaiba fue doblado por Isabel Romo, actriz que grabó a este personaje en la cuarta y quinta temporada de la serie, luego de que Ana Lobo dejara el doblaje temporalmente debido a su embarazo. Ella ha regresado a este maravilloso trabajo desde hace unos años, incluso retomando a Ahome en InuYasha: Kanketsu-Hen y participando de diversas convenciones. Es evidente que no la hayan llamado para grabar a Mokuba, ya que Gabriel está enemistado con Ana, luego de que él se haya quedado con parte de los pagos de ella y los InuYashos en varias de sus presentaciones a convenciones.

Paco Mauri es otro de los destacados de este doblaje, interpretando por primera vez en toda la franquicia al padre de Bakura. Este actor no necesita presentación, pero les recuerdo que él es la voz de Jiraiya en Naruto y Totosai en InuYasha. Simplemente le aplaudo su caracterización y me quito el sombrero, creo que el señor Bakura no pudo quedar mejor encarnado.

Y el último personaje que fue destacado, a mi parecer, es Sera. La actriz que personificó a la hermana de Aigami lo hizo aceptable y supo llegar a las emociones que transmitía dicho papel. Debo decir que desconozco el nombre de su intérprete, pero lo hizo bien.

Hay cuatro actores más que desconozco quiénes fueron los que grabaron a los siguientes personajes. Primero, Duke Devlin tuvo apenas una breve intervención y no apareció más, así que lo poco que escuché no es que estuvo mal, pero no llegó a igualar la personalidad que Luis Daniel Ramírez le dio en la serie. Segundo, siento que quien hizo a Tristan Taylor tampoco llegó al carisma y sarcasmo que Benjamín Rivera le brindó al mejor amigo de Joey en toda la franquicia. Tercero, Téa Gardner ha sido el personaje que menos me gustó de todos los amigos de Yugi, debido a que la sentí muy forzada a tener los matices de Liliana Barba y eso no sonaba natural ni fluido. A ella tampoco la llamaron por estar enemistada con Gama por el mismo caso de los InuYashos. Y cuarto, al aparecer Ryo Bakura en escena, pensé que fue doblado por Carlos Enrique Bonilla (Dib Membrana en Invasor Zim); sin embargo, no fue así. Y aunque su intérprete no lo hizo mal, también me hizo sentir la gran diferencia que existe con el carácter que Pepe Vilchis le otorgó al personaje, sobre todo porque él lo encarnó hasta el final de Yu-Gi-Oh! y ahora, en un papel nada antagónico, extrañé el estilo de este actor.

No estoy seguro si Yugi Muto y Atem fueron grabados por la misma persona, pero lo de Yugi fue un descarado esfuerzo de imitación a Irwin Daayán durante gran parte de la película, fingiendo un agudo nada agradable. Al final, se nota que tuvo una entonación diferente y más propia del actor. Y la caracterización de Atem fue, coincidentemente, muy aguda y falta de gracia heroica. Para molestia de muchos, debo decir que Daayán es inigualable y ningún actor podrá encarnar a sus personajes de la misma forma o tan siquiera suene aceptable, o incluso mejor. Y esto lo digo por la gran técnica que tiene Irwin, que es sonar natural hablando de forma aguda, media o grave. Eso se llama técnica y calidad, señores.

Dicho todo lo anterior, finalizaré indicando que todos estos personajes fueron intentos de imitación. Es decir, un calco, una copia y una burla, un manotazo de ahogado para que el trabajo quede igual o parecido, pero más barato (por eso mucha gente cree que esto es calidad fandub). Y lo digo tal cual porque eso es lo que sentí al ir al cine, esa fue mi percepción durante las dos horas de animación.


EL ANÁLISIS

Yu-Gi-Oh! The Dark Side of Dimensions tiene diversas emociones, varios duelos entretenidos (en comparación a las anteriores películas), nuevas cartas, buena banda sonora y una impecable combinación de efectos 3D y animación actual de los personajes clásicos. Y aunque la trama o el antagonista no fueron de lo mejor, sí que nos revelan diversas incógnitas que la serie nos dejó hasta el momento. El filme ha sido creado para conmemorar el vigésimo aniversario del manga, es por ello que el desenlace va más para la nostalgia y mucho más si esperábamos un duelo entre Kaiba y el faraón Atem. De hecho, por fin pudimos ver a Yugi y sus amigos graduarse y saber qué es lo que cada uno hará una vez salgan de la escuela. Y sobre la última escena del largometraje, no me atrevería a decir si es solo el inicio de una nueva producción (serie o película) o para que quedara únicamente en nuestra más infinita imaginación (¡rayos!); sin embargo, al parecer, Kaiba es el único que muestra, de alguna forma, saciar las ansias que tuvo a lo largo de toda esta historia.

Con respecto a la banda sonora, pudo haberse mantenido la original o, en todo caso, mezclarse. Confieso que tanto la japonesa como la americana son de mi sincero agrado, pero que ambas tuvieron temas que no me convencieron. Para el primer duelo de la película hubiese preferido que se mantenga la original, de igual forma cuando aparece el dios egipcio (o que se usara el tema clásico americano). Los instrumentales del disco Music to Duel By quedaron aceptables en algunas de las escenas. Ahora, la mejor música de fondo del momento más épico de todo el largometraje fue, sin duda, la americana, debido a que esta expresa la nostalgia heroica y épica que Yu-Gi-Oh! nos mantuvo acostumbrados a lo largo de toda la serie. A diferencia de la japonesa, ese momento fue desperdiciado con un tema tenue y sin gracia, algo contradictorio viniendo de la versión original. En resumen, hubiese quedado genial si ambas bandas sonoras se adoptaban, al menos, en esta oportunidad.


LA CONCLUSIÓN

Aunque la intención inicial de la organizadora fue distribuir la película en japonés y subtitulado, se encontró con la licencia regional de 4K Media Inc., es decir la versión occidental americana y que solo la pueden comercializar doblada a partir de esa producción. Y puedo rescatar que quisieron hacer un esfuerzo en traer a los primeros actores de la serie, pero no iban a ser todos y peor con el presupuesto que manejaban. Creo también que la falta de organización y de tiempo les jugó en contra, porque doblar una película en dos días nunca será lo más óptimo (dile no al doblaje express). Y sigo creyendo que se equivocaron de estudio, porque lo barato siempre sale caro. El tema de las cartas fue igual, porque solo en México pudieron tener su carta promocional, y ni siquiera a los demás países como habían asegurado. A los fans y a los actores se les respeta.
Javier Rivero dejó la siguiente frase en una entrevista que le hice hace unos años: Los errores en el doblaje se quedan para siempre. En esta oportunidad, espero que no se cumpla del todo, ya que sería importante despertar el interés de alguna buena distribuidora para un posible redoblaje de esta película. Una de ellas podría ser Diamond Films, quienes regularmente realizan el doblaje de las distribuciones por Netflix en el estudio Candiani. La distribución puede ser justamente para el servicio de streaming mencionado o, incluso, una nueva exhibición en cines (pero una de verdad, no lo que pasó en abril). El único consejo que le dejaría a la organizadora que tiene nombre de saludo japonés es que: Si vas a hacer algo, hazlo bien, sino mejor no hagas nada.

La puntuación que le pongo a la película es 8/10, en líneas generales, y al doblaje 3/10. Desde este rincón del globo creemos que merece un redoblaje digno para los fans de esta exitosa franquicia y para los actores que en su momento dieron su esencia en los personajes de la serie. Ojo, les dejamos una encuesta para saber qué tanto importa un redoblaje de la peli. Hasta luego.

¿Te gustaría que se redoble la película Yu-Gi-Oh! The Dark Side of Dimensions?

No
Poll Maker