God of War: ¿Tan bueno como todos dicen?

En mis años de jugar videojuegos tenía tiempo sin ver uno tan deseado por la gente como God of War, es decir incluso las personas que no sabían nada sobre el Dios de la guerra querían este juego. Más de un amigo me hablaba de que era excelente, el mejor, sublime y hasta asombroso. Incluso me vi y leí muchas críticas sobre este en las que a mi entender lo sobrevaloraban.

Soy del tipo de persona que por naturaleza nada en contra de la corriente, y cuando veo que mucha gente se vuelve loca, idiota o sobrepasan los niveles de fanboy por algo que sé que solo lo hacen por publicidad, tiendo a mostrar mucho desinterés por ese algo y ni siquiera me molesto en mirarlo (por ejemplo, la nueva God of War). Esa es una de las razones por las que dure tanto en jugarlo y terminarlo, hasta hoy.


Como fiel seguidor de la saga conozco muy bien al malhumorado Dios de la guerra Kratos y sus violentas aventuras por el Olimpo. Admito que he pasado casi todos sus juegos y que el primer juego de PS2 que me acabe fue God of War 2. Pero nunca sentí a la gente con tanto hype por un juego, ni siquiera cuando lanzaron God of War III. Que para mí era la culminación de toda una era de las video consolas.  

Pero en todos mis años de jugar con este personaje jamás me había sentido tan hipnotizado o consumido por ninguna de sus historias anteriores. Me duele admitirlo, pero todos tenían razón, el juego es una pasada, es todo eso de lo que hablaban, o inclusive mucho más. No mentiré, al principio me sentía atascado con la mecánica de botones. Siendo un hombre totalmente acostumbrado a los Hack and Slash con botones principales para hacer combos, se me torno horriblemente incomodo acostumbrarme a la jugabilidad. 

Habiendo pasado seis juegos anteriores (contando los de PSP no solo los de PlayStation) con las clásicas combinaciones de cuadro y triangulo. Para mi resulto todo un reto aprender a usar al nuevo Kratos. Para los que aún no lo juegan deben de saber que ahora los botones principales son R1 y R2 para dar golpes fuertes y suaves, y L1 y L2 para apuntar y cubrir. Me estaba frustrando, me sentía enredado e incluso llegue a pensar que la tercera parte seguiría siendo la mejor de todas. 

Pero aun así le di el beneficio de la duda y entendí que el juego se tomaba su tiempo para arrancar en lo mejor. Primero está el mundo que ahora es más abierto que nunca. Ya no era un juego donde tenías que matar monstruos y seguir la historia para mejorar tus armas. Ahora es un juego de mundo completo que te permite investigar, descubrir y hacer misiones para mejorar a Kratos. 

No solo es el modo historia, sino también misiones secundarias, búsqueda de tesoros, retos de niveles, puzzles, trampas y muchas cosas que hacen esta entrega de God of War la más diferente de todas. God of war siempre ha sido un juego lineal que se centraba en la historia de Kratos tratando de obtener su venganza contra los Dioses. En esta ocasión es algo muy alejado de eso. 

Tenemos a un Kratos con un look molón y nuevo, en lugar de una barbita de chiva es una barba completa. ¿Y cómo no le pegaría? Está en territorio nórdico, hogar del frió y nieve. Una barba le da un toque más arraigado a la cultura del juego y lo hacen ver como alguien que ya ha pasado por un largo y fuerte trayecto como guerrero. Ahora ya no busca matar a nadie, tampoco tiene alguna misión o encargo de ninguna persona o deidad. 

Por esta vez solo está tratando de vivir un día a la vez, junto con su nuevo hijo Atreus, quienes buscan dejar las cenizas de su madre en el punto más alto de todo el reino (en este caso Jötunheim la tierra de los gigantes). Este joven aspirante a guerrero es quien le da un toque amigable y gracioso a la trama. Es como esa parte que ayuda a que todo no sea tan serio, ahora las cosas son igual de violentas, pero con un ligero toque de comedia. En un momento mientras estas en el bote, Atreus le pide a su padre que le narre alguna historia, este al final siempre le hace un comentario incomodo o inoportuno que te saca una que otra risa. No porque fuera hilarante, sino por ver al viejo Kratos actuando como alguien que puede tener paciencia con un niño. 

Es que para mí es increíble ver a un hombre que le cortaba cabezas a Perros infernales y le sacaba ojos a Dioses, pueda recitarle una historia con moraleja a su hijo. Esta saga nos muestra que ya Kratos no es un vil y sangriento espartano que mata por capricho ni despecho. Sino que nos enseña que luego de tantos años ahora es un hombre que ha cambiado, mata en defensa propia y solo cuando es necesario (por lo menos a personas porque si son monstruos ahí sigue sin tener piedad). 

A pesar de que el juego bajo por completo el nivel de sexualidad, ya que antes en las pasadas entregas, si no hacíamos una secuencia de botones para hacerlo con una mujer, decíamos que eso no era God of War(por lo menos en mi caso y en el de mis amigos). Pienso que no fue mala idea, porque aquí además de que descartaron eso, decidieron darle más fuerza a los demás personajes y a la trama para compensar la falta de algunas de esas viejas costumbres de antes. Ya no hay persecución de botones. En su lugar hacemos varios movimientos de contra pulsando los botones principales para poder defendernos. 

Las gráficas son una cosa fuera de este mundo, no me da vergüenza admitir que cada cierto tiempo me detenía para deleitarme en la fascinante apariencia de Kratos y Atreus. Todo se ve tan real, la serpiente del mundo, Midgard, los monstruos, los enanos. Es alucinante, y no me imagino como se verá en un televisor 4K con un PS4 Pro. 

Y por último y para no hacer más largo este artículo, están los villanos del juego. Como siempre, los Dioses, pero no se muestran a todos en esta ocasión. Solo dejan ver a Baldor el hermano de Thor e hijo de Odin, y a los hijos de Thor. Cosa que me encuentro satisfactoria, ya que no se puede mostrar todo el arsenal de enemigos de una sola sentada. Odin es tan blasfemado y tan mal hablado que obligaba que te desagradara sin siquiera verlo. Están haciendo terreno, es una buena estrategia guardarse al Rey de todo Asgard para más adelante y no derrocharlo a la primera. Además, pienso que es suficiente con Baldor como antagonista principal, hace un excelente trabajo mostrándose como alguien invulnerable que solo busca tratar de entretenerse, a pesar de la maldición que se le había impuesto por tantos años. Por cierto, son muy fieles a la mitología original. En donde muestran cada cosa como tiene que ser (aunque no es raro en Santa Mónica). 

En conclusión, God of War para PS4 es a mi entender el mejor juego del año y creo que incluso el mejor de esta consola. Aprovecha al máximo los gráficos, exprime al 100 porciento la jugabilidad con cada botón del mando y la trama es una de las más interesantes de toda la saga. El único problema que pienso que cometieron fue hacer un juego tan bueno que haga difícil sobrepasarlo en las siguientes entregas. (Por si no lo saben si, la historia continua y hasta ya se habló en noticias sobre tres o hasta cinco juegos más del Dios de la Guerra). Ah sí, antes de que lo olvide, si ya te pasaste el juego y ya viste los créditos; te digo que hay un alucinante final secreto que te dejara los pelos de punta. Ve a casa luego de haber pasado todo y duerme en la cama para que muestren la última cinemática.