Aquaman: ¿lograra salvar a DC Cómics en la pantalla grande?

En días pasados se estrenó la película de Aquaman, abriendo así un nuevo capítulo en el DC Extended Universe. Dando a conocer el rico universo del personaje que inexplicablemente no había sido explorado antes por Warner Bros. y DC Cómics en la pantalla grande.

El filme no solamente trata sobre la historia de origen de Arthur Curry / Aquaman, sino que nos adentra en su rica historia que inicio en la época de oro de los cómics (More Fun Comics #73 en 1941) y casi toda la historia es una calca de lo que vimos en la etapa de The New 52 en el arco de War for the Throne (y con una adaptación animada inspirada titulada el Justice League: Throne of Atlantis) y parte de The Trench

James Wan (Annabelle, Insidious, The Nun) fue el director de la película, siendo una de las nuevas revelaciones en Hollywood y quien tiene la difícil tarea de limpiar y enderezar la pésima imagen del DC Extended Universe, que gracias a las malas decisiones de los ejecutivos de Warner Bros. (sobre todo en Justice League) dejaron moribunda a la marca. Afortunadamente el director cumple con creces su labor, dándonos muchas escenas de acción destacadas memorables, como la parte en Sicilia, la guerra y el foso.

En cuanto a la actuación de Jason Momoa (Arthur Curry / Aquaman) es muy notorio que le falta pulirse mucho, pero no hay duda qué disfruta su papel, al final de cuentas resulta ser un superhéroe muy divertido y aguerrido. Por otro lado, Amber Heard (Mera) compensa la falta de actuación de Jason y sobresale bastante actoralmente, notándose que hay bastante química entre los dos protagonistas. Una grata sorpresa fue ver a Nicole Kidman (Queen Atlanna), sobresaliendo en su papel y que gracias a ella los protagonistas pueden encaminarse a su objetivo final.

En cuanto a los villanos principales tenemos a Patrick Wilson (Orm Marius / Ocean Master) quien orquesta todo para llegar al poder y declararles la guerra a los habitantes de la superficie, recreando al personaje como en los cómics. Por otro lado, tenemos a Yahya Abdul-Mateen II (David Hyde / Black Manta) en donde lo conocemos desde que era pirata, hasta convertirse en Black Manta, quien clama por la vida de Aquaman y si todo sigue como en los cómics, creara una gran tragedia entre Aquaman y Mera.

La película tiene una duración de 2 horas con 19 minutos que se siente muy saturada por tantas cosas que vemos, pero esto se entiende ya que Warner Bros. y James Wan decidieron hacer esto por si la película no era un éxito, para así poder dejar varios arcos cerrados de Aquaman.

En si Aquaman se siente como un trabajo en general bien hecho en donde no se nota mucho la mano de ejecutivos tontos de Warner Bros. (hasta donde sabemos) y le da un tanque de oxígeno al agonizante DC Extended Universe, ahora solamente queda esperar los resultados de taquilla (que van por buen camino) y que Shazam! (que se estrena en abril de 2019), enderecen el camino de las películas de DC Cómics en el cine.

La película cuenta con una escena post créditos donde sale Black Manta y Stephen Shin que es muy desaprovechada (si hubiera salido Lex Luthor y/o Deathstroke la expectativa hubiera sido diferente).

Twitter personal @TAVO_QRO