Nanatsu no Taizai: Prisoners of the Sky - ¿Rescato a la franquicia?

Después de lo decepcionante que fue la segunda temporada o (por que pude percibir), pensaba que la franquicia había llegado al un punto muerto que haría que la gente perdiera el interés algo como le pasó a Fairy Tail después del arco de los Juegos Mágicos.

Por suerte Netflix es quien se ha encargado de los derechos de Nanatsu no Taizai, lanzando en exclusiva el pasado 31 de diciembre la película Prisioners of Sky como parte de lo último que la plataforma estrenaría para el 2018. La vi un día después del estreno y puedo decir que es como toda película de toda franquicia de animes de acción de batallas.

Nanatsu no Taizai: Prisoners of the Sky se ubica cronológicamente en donde terminó la segunda temporada como una especie de miniarco de relleno, donde Meliodas y Elizabeth junto con el resto de personajes viven una aparente paz; el jefe de los pecados se alista para la fiesta de cumpleaños del rey Liones, por lo que decide sorprenderlo con un delicioso platillo.

Pero como tan mal cocinero que es Meliodas, necesita un ingrediente especial para mejorar su platillo por lo que decide ir en busca del legendario "Pez Celestial". Al hacerlo, entra en un pequeño estanque junto con Hawk cayendo en mundo celestial y no solo es eso, un joven casi idéntico a Meliodas llamado Sorad aparece junto al resto de pecados que notan que este tiene alas.

Mientras tanto, Meliodas (confundido por los habitantes con el joven Sorad) y Hawk son llevados por la adivina del reino que le narra todos los acontecimientos y que esta pronto será atacada por un grupo de demonios llamados: "Los Siete Caballeros Negros" y que solo el "Gran Blanco" podrá hacerles frente.


Conforme se fue desarrollando la historia, noté muchas cosas en primera que no debo esperar algo espectacular, de hecho la narrativa de la película es similar al de cualquier relleno de anime, trama poco relevante para la historia general del manga y anime, batallas sin tensión narrativa que solo sirven para dar a cada personaje del extenso momento un foco de atención, y personajes secundarios y villanos que son villanos y hasta ahí

Hay dos cosas que la película hizo bien: su animación es buena aunque en algunas tomas y planos esta flaquea mucho, pero el equipo de animación lo compensa con gráficos fluidos y movimientos de cámara frenéticos como en el anime, y su musicalización hecha por Hiroyuki Sawano que le da identidad a las escenas de combate, como por ejemplo el ícono "Perfect Time" cuando los personajes muestran sus power up.

Nanatsu no Taizai: Prisoners of the Sky es buena para los fans, como película es un "MEHHHH" en todo sentido de la palabra, eso solo para entretener y pasar el rato (conozco gente que no es muy afín a los shonens y que les gustó por lo divertida que es), pero es un intento en cómo la franquicia busca atraer un poco de atención que había perdido.