Reseña Pokémon: Detective Pikachu

La película Pokémon: Detective Pikachu está basada en el videojuego del mismo nombre, es la primera película live action de Pokémon, es dirigida por Rob Letterman y escrita por Nicole Perlman y Letterman y protagonizada por Ryan Reynolds como la voz del Detective Pikachu y Justice Smith como Tim Goodman. A continuación les contaré, desde mi punto de vista, mi opinión de aspectos positivos y negativos de la película, sin embargo esta reseña contiene pequeños SPOILERS, si aún no has visto la película, pero deseas leer esta nota está bajo tu propio riesgo, también invito a que dejes tu opinión en los comentarios de Pokémon: Detective Pikachu.

El videojuego de Detective Pikachu es un spin-off de la franquicia Pokémon y exclusivo para Nintendo 3DS. La ambientación del videojuego es bastante sencilla, en la cual el videojugador estará interactuando con un Pikachu parlante, bastante inteligente y afirma ser un gran detective. Un día, Pikachu se encuentra con un chico llamado Tim Goodman, que es capaz de entender lo que está diciendo. Es así que forman un equipo y  comienzan a trabajar juntos para resolver varios misterios que ocurren en la cuidad.

Cuando Warner Bros. liberó el primer tráiler de la película mi emoción por ver el largometraje subió exponencialmente y es que tan solo con ver los diseños realistas entre lo adorable e impresionante y por su puesto el oír la voz de Pikachu sabía que esta película sería todo un honor a la nostalgia y el deseo de tener algún día un Pokémon de verdad, aunque esto último es solo una fantasía.

La película inicia en un día común para cualquier entrenador o conocedor Pokémon, Tim Goodman (Justice Smith), recibe una llamada en el que le informan un extraño acontecimiento que le ocurrió a su padre, es entonces que este joven, quién no posee un compañero Pokémon, inicia un viaje a Ryme City, cuidad donde se desarrolla toda la historia. Tim tratará de averiguar cuales fueron las causas de la desaparición de su padre.

Mientras Tim viaja a la cuidad, se hace un pequeño intro del mundo Pokémon y en como en múltiples regiones se hacen combates y campeonatos Pokémon, incluso se hace una pequeña referencia a Red, interpretado por un asiático (posiblemente japonés) y en donde se encuentra dentro de un estadio a punto de iniciar un combate Pokémon.
Cuando Tim llega Ryme City, se aclara que es un lugar en donde humanos y Pokémon viven en armonía, cooperan para un lugar mejor y por supuesto, los monstruos de bolsillos no están dentro de sus Pokeball y por último, la cuidad, está prohibido los combates Pokémon, aunque hay batallas clandestinas de estos mismos. Una vez que Tim habla con el departamento de policía y de la supuesta muerte de su padre, él se dirige al lugar donde su padre vivía, en dicho lugar conoce a una joven periodista llamada Lucy Stevens (Kathryn Newton) con su compañero Pokémon Psyduck, que en lo personal, este Pokémon junto con Pikachu hacen de esta película una increíble experiencia. Finalmente, Tim encuentra a un misterioso Pikachu con el que puede hablar, pero extrañamente no recuerda nada del incidente de la desaparición del padre de Tim y deciden cooperar para resolver el caso y encontrar a su padre.

Con esta pequeña introducción de la película inicio mi reseña de Pokémon: Detective Pikachu y esta película era lo que muchos Pokéfans esperamos por un largo tiempo y a pesar de que se aleja mucho del tema de las batallas, uso de las Pokeballs y la mención y/o aparición del Equipo Rocket, la película tiene la perfecta fórmula de acción y nostalgia.

El largometraje tiene un guión bastante simple, un tanto predecible, sin embargo, al tener fallas de narración y un guión para nada sólido, logra capturar al espectador desde el comienzo, el factor de la diversión y momentos  conmovedores hacen de ésta película nostálgica, adorable y con una experiencia visual satisfecha con los diseños realistas de los Pokémon.

Los Pokémon se sienten vivos en este film, logra captar la esencia y personalidad de estos seres maravillosos. Se esperaba que aparecieran las más de 800 especies, pero tan solo hizo aparición un total de 70 Pokémon de todas las regiones, a excepción de Galar, no estoy segura si algún Pokémon de Alola hizo aparición, si lograste ver algún Pokémon de Alola puedes comentarlo.

Hollywood tiene la terrible maldición de adaptar un videojuego o anime, carecen de fidelidad y solo hay intereses económicos detrás de cualquier adaptación de este tipo, un claro ejemplo son las películas  de Assassin's Creed o Tomb Raider: Las Aventuras de Lara Croft, no obstante, Detective Pikachu no entró en la maldición y logró convertir esta película en la mejor adaptación de un videojuego, a tal punto que fue una combinación de emociones, desde la felicidad hasta unas cuantas lágrimas derramadas. 

La saga principal de Pokémon tiene como objetivo principal los combates Pokémon y ser el campeón de la Liga, en Detective Pikachu su objetivo principal es resolver el misterio de la desaparición del padre de Tim, pero también envía el fuerte mensaje de amistad, libertad y conservación de estos seres, simplemente dejarlos ser ellos mismos y no domesticarlos y forzarlos a las batallas. 

En Detective Pikachu, la mayoría de los Pokémon pasan de manera muy desapercibida y muy pocos logran tener protagonismo, pero debo destacar el detalle que hacen a los Pokémon legendarios, uno de ellos es Mewtwo. Este Pokémon fue capturado por un villano que padece una enfermedad neurodegenerativa y que cuyo objetivo es hacer un enlace neural con este mismo para lograr sus planes de dominio con los Pokémon y poder moverse libremente y todo esto lo logra gracias a un misterioso gas, representado por la letra "R". Dentro de la película se muestran pequeños guiños de los videojuegos, como la interacción entre humano y Pokémon o el simple detalle de la camisa de Tim, un Unown.

El éxito de ésta película es sin duda Ryan Reynolds como la voz Detective Pikachu, influye tanto en la personalidad de Pikachu que hace que esta película tenga una química directa con Tim Goodman y nos envía un mensaje que a pesar de vivir en un mundo lleno de maravillas criaturas, no nos podemos alejar de las tragedias y/o de la muerte, porque lo único seguro que hay en la vida, sea un mundo real o ficción Pokémon, es la muerte.

Mi conclusión.

Pokémon: Detective Pikachu es sin duda la mejor película adapta de un videojuego, en lo personal, el guión fue muy flojo, pero aún así me gustó muchísimo, este live action me capturó de principio a fin, para este caso, el fanservice me inundó de nostalgia y recordar aquellas tardes y fines de semana que veía Pokémon por horas en Cartoon Network. Un hecho que a todos sin duda nos capturó a nuestra infancia es cuando Pikachu canta el primer opening occidental de Pokémon, debo confesar que canté con lágrimas este momento.

Ryan Reynolds, sin duda se comprometió con este proyecto, incluso me sorprendió verlo al finalizar la película junto con Pikachu. Otro factor impresionante de la película es el diseño realista de los Pokémon, es sin duda lo mejor del film. Me hubiera gustado ver alguna participación del Equipo Rocket, a la Oficial Jenny y ver algún Centro Pokémon con la Enfermera Joy y aunque debieron hacer más uso de la música de los videojuegos, estuve satisfecha cuando escuché la música de enfrentamiento de Red Vs. Green.

Obviamente esta película no es perfecta, pero se sintió el amor, el alma y humor para ser un largometraje entretenido con suficiente fanservice para aquellos fans tanto de los videojuegos de la saga como a los que ven el anime y para los que disfrutan esta experiencia videojuego-anime al mismo tiempo. Es, sin duda, una comienzo a la entrada de un Universo Cinematográfico Pokémon.

Para finalizar, Pokémon: Detective Pikachu, tuvo un presupuesto de $150.000.000 USD y lleva hasta la fecha una recaudación de $320.722.496 USD, lo cual ya garantiza un éxito total en taquilla.

Hasta una próxima reseña, queridos lectores. Gotta catch'em all!