Opinión: Klaus


Este mes, previo a las fiestas de diciembre, Netflix estrenó una llamativa animación dedicada a la Navidad. Más en específico trata de darle un origen al popular personaje de Santa Claus, sus leyendas y el por qué reparte juguetes a los niños.

La historia nos presenta a Jasper, un joven sin ambiciones o motivaciones quien es “aprendiz” de cartero en la empresa de su padre. Aprendiz entre comillas porque en realidad esto no le va. Hace todo mal, es un estorbo y prefiere pasar su tiempo holgazaneando. Por esta razón lo mandan a una isla incomunicada donde reina el invierno. Su meta es entregar 6000 cartas durante un año. La llegada al pueblo de Smeerenburg no va bien; la gente no recibe o envía cartas a nadie y el pueblo está dividido en dos bandos, que se odian.

Pocos días de su llegada conoce a Klaus, una persona reservada que crea juguetes. Es aquí donde, sin darse cuenta, Jasper empezará a cambiar al pueblo, haciendo que los niños se unan, trabajen en equipo mientras Klaus les entrega juguetes en base a las cartas que le envían.

A un mes de la Navidad, Netflix nos trae su primera animación dedicada a esta fecha. Resulta una excelente propuesta para la familia y explora un personaje el cual ha sido usado en infinidad de películas. La historia, aunque algo predecible, es bastante agradable gracias a su estilo de animación, diseño de personajes y la comedia usada durante los 90 minutos de duración de la película.

Hablando de la historia, es interesante ver como la película explica pequeños detalles que envuelven al personaje de manera cómica: el uso de renos, la razón por la que vuela y porque baja por las chimeneas.  Estas situaciones no están de manera forzada.

Uno de los aciertos es el mensaje y refuerzo de las buenas acciones: éstas siempre van a atraer más buenas acciones siendo una reacción en cadena que beneficia a muchos. Como mencioné, Jasper, sin desearlo, hace que los niños se unan y mejoren al pueblo, algo que no a todos los adultos les parece bien ya que es una tradición de hace siglos odiarse y ser enemigos. Una tradición que, para los de más edad, se niegan a olvidar.

En cuanto a los personajes, estos son memorables. El guion nos introduce a estos y les da espacio para que podamos conocer sus motivaciones, un poco sobre ellos mismos y la razón por la que están en dicho pueblo.

Esta película resulta un acierto por parte de Netflix. No solo es la primera película de animación original de la compañía. Sino también para Sergio Ramos, productor de la cinta, que ha trabajado para Disney (Hércules, 1999). Proveniente de España, esta película es ideal para verla en familia, sobretodo si hay niños pequeños.

Encuéntrame en:
Twitter: @Minimiau
My anime list: minimiau