[Reseña] Sword Art Online Progressive - Aria de una noche sin estrellas: Una buena introducción que no arriesga mucho

Por el 6.3.22
El concepto de ponerse un casco e ir a un mundo virtual o ser transportado a éste contra la voluntad propia, ya sea para divertirse, tener una segunda vida (o una falsa) o ya de plano salvar al mundo no es nada nuevo. Si bién, no estoy del todo seguro sobre en que obra nació semejante concepto, si conozco varias que han jugueteado con la premisa, tales cómo Tron, Matrix, Ready Player One, Mini Espías III y Los Padrinos Mágicos (en el episodio Power Mad). A todas éstas se suma Sword Art Online, la cuál mezcla los dos lados de la moneda del concepto, donde una entidad maligna atrae a varias personas a ser parte de la comunidad de un videojuego en línea para así secuestrarlas dentro del mismo y obligarlos a acabar con todos los jefes, y quiénes se quiten el casco antes de lograrlo o mueran dentro del juego tratando, morirán en la vida real. 


El concepto, cómo acabo de decir, no es para nada original, pero igualmente se las arregló para atraer a un público de nicho tras su publicación cómo novela web en 2002, luego cómo novela ligera en 2009 y ya alcanzando un público amplio tras el estreno de su serie animada en 2012... públicos a los cuales nunca me uní en su momento.


Cómo alguien que no persigue las cosas por popularidad, si no más bien por identificación personal (aunque no niego que a veces una lleva a la otra), Sword Art Online jamás me llamó a mí personalmente, aún siendo un gran fanático de los videojuegos. Éso sin mencionar la creciente polarización que comenzó a rodear a la obra conforme pasaba el tiempo, por lo que mis motivos disminuían. No es la primera vez que me pasa (tampoco he visto Attack on Titan por las mismas razones), y dudo que sea la ultima. Sin embargo, hay veces que las cosas se vuelven inevitables, y es ahí donde, justo diez años después de que la franquicia saltara a la fama, me encuentro con la tarea de evaluar su más reciente entrega cinematográfica. Al inicio, estaba renuente con la encomienda, precisamente debido a mi poco "manejo intelectual" de la saga, pero dadas las circunstancias que se presentaron, me dí a la tarea de investigar un poco y consultar con algunos conocedores para saber con que me podría encontrar, aunque al final no hizo falta, ya que Sword Art Online Progressive: Aria de una noche sin estrellas es en sí misma una introducción a la franquicia y cómo funciona. Ahora, ¿la película funciona para mí o en general? ¡Vamos a averiguarlo! Un agradecimiento a Funimation por otorgar el pase para traerles ésta reseña.



Una nueva perspectiva de la historia


Cómo ya dije, éste es mi primer y hasta ahora único acercamiento con la saga, y para mi fortuna, la historia me dio la bienvenida cómo se debe. Éste filme, en lugar de contar una historia alterna o adaptar un capitulo posterior de la saga con la que los fanáticos ya están familiarizados, es en realidad una especie de nueva interpretación de los sucesos del inicio de la historia, desde el inicio de la misma, hasta la derrota del primer jefe. Sin embargo, en lugar de ser un resumen, la película nos muestra más bien todo desde la perspectiva del personaje de Asuna Yuuki (Alejandra Delint), la protagonista de ésta versión y quién lleva las riendas de la película de inicio a fin. En ésta versión (que ocurre durante el lejano y futurista año de... 2022, noviembre para ser exactos), Asuna es una adolescente de una posición económica privilegiada que además es excepcional en sus estudios, al punto de estar entre las mejores diez estudiantes de su escuela. A pesar de ésto, es una chica emocionalmente inconforme, ésto debido a que la relación con su familia no es la mejor, con un padre claramente ausente por su trabajo y que pareciera preferir la distancia con sus hijos y una madre que tiene expectativas exageradas del desempeño académico, razón por la cual tiene en menos a su hija, a quién trata de conformista y presiona constantemente (poniendo sobre ella un peso emocional y un complejo de inferioridad).



Sólo su hermano mayor es el único apoyo emocional que tiene en su hogar, en parte debido a que pasa por los mismos problemas, aunque lamentablemente no es mucho lo que conviven debido, precisamente, al tiempo que dedica a sus estudios y vida profesional. Y de amistades no es precisamente mejor, ya que si bien se ha ganado el alta estima de sus compañeras de clase, éstas la ven más cómo un objetivo inalcanzable que cómo a alguien con quién entablar una amistad. Es por ello que fuera de su casa y de sus estudios se refugia en los videojuegos, una afición que sabe que no es compatible con el estilo de vida que los demás exigen de ella. Afortunadamente, ésta afición la conecta con Misumi Tozawa (Monserrat Mendoza), una chica relativamente asocial (que no existe en la serie) con la cual pasa sus horas post-escolares jugando videojuegos y hablando del medio y sus respectivas vidas. Misumi es todavía más fanática, al punto de que es una jugadora profesional de Tekken 7 (algo me dice que Bandai-Namco patrocinó el filme).


Es la relación entre ambas el principal foco que lleva gran parte de la historia, y tengo que decir que es un punto muy bien logrado. Es claro que la amistad que llevan es un tesoro para ambas y es algo que quieren preservar. Ahora, sin ánimos de especular, pero su relación es tan cercana que en más de una ocasión pareciera que el filme trata de crear momentos de tensión entre ambas (ya saben de que tipo), y lo digo cómo alguien que no gusta de darle ésos tintes a relaciones amistosas ficticias, pero estoy casi seguro de que fue intencional. Cuándo vean la película sabrán a lo que me refiero, aunque en cualquier caso, sea una relación platónica o no, está muy bien escrita y da pie a momentos de drama cómo de emotividad. Volviendo a la historia, eventualmente, Misumi le propone a Asuna que se encuentren en Sword Art Online, un videojuego MMO de realidad virtual pronto a ser lanzado, donde podrán verse más que solo en el techo de la escuela. Aunque en un inicio Asuna temía no poder complacer los deseos de Misumi, afortunadamente su hermano compró una copia del juego y el equipo necesario, por lo que no pierde el tiempo y decide entrar al juego para encontrar al objeto de sus afec... perdón, mejor amiga.



Tras encontrarse con Misumi, quién inicialmente usa un avatar masculino con el nombre de "Mito" (Ricardo Mendoza), deciden pasar el día juntas, pero para cuándo Asuna decide desconectarse, se encuentra con que la opción de salir del juego ha desaparecido. No mucho después aparece Akihiko Kayaba (Dafnis Hernández), el creador y director de SAO para anunciarles que aquí se quedan tod@s hasta que acaben con los 100 jefes del juego. Si se quitan el casco, se mueren, y si mueren en el juego, también lo harán en la vida real. Y de ahí no cuento más, ya que la idea que es sean ustedes quienes vean el filme. Pero en general, éstos primeros veinte minutos de película (de una hora con 37 minutos de duración) muestra todo lo que se tiene que saber, y afortunadamente, tanto Asuna cómo Misumi (y su respectiva amistad) son personajes los suficientemente interesantes cómo para verse la película de inicio a fin, seas o no un fanático de la saga. ¿Y que pasó con Kirito (Luis Leonardo Suárez)? Pues, a pesar de ser el protagonista de la serie original, aquí pasa a un rol secundario, al punto de que sus motivaciones y pasado son un misterio para quién sólo ha visto la película (cómo éste servidor).



También, su encuentro con Asuna difiere de la versión original (no sé en qué, pero cambia), pero no puedo entrar en detalles porque ocurre en un momento clave de la historia, y el final de la película también difiere en un elemento menor pero importante (al menos éso me han dicho). Es por ello que es muy probable que a partir de ahí, la historia cambie considerablemente, lo que de seguro será del interés de los fanáticos de la saga. En general, la película es bastante entretenida. No es argumentalmente excepcional, pero cumple con entretener e introducir a los neófitos cómo yo a la historia. Y si bien, no tengo interés en visitar la serie animada, sí que me gustaría ver que sigue con ésta versión de la trama y sus personajes.


Conservadora a nivel técnico


Pasando ahora al tema audiovisual, tengo que decir que no hay nada verdaderamente sorprendente. Empezando por la animación, pasa exactamente lo mismo que con cualquier filme cinematográfico animado basado en una serie; si bien, la calidad y fluidez de la animación aumentan considerablemente con respecto a su contraparte televisiva, no es algo que llegue a los niveles de Chizu o los filmes bidimensionales de Disney, DreamWorks o Ghibli. Su mayor logro es el uso de la iluminación y las sombras, las cuales le dan una mayor dimensión a los personajes, haciendo que las escenas de acción tengan una mejor profundidad. Por otro lado, tengo que admitir que la escena de "Inicio de la partida" está muy bien lograda, lo que seguro dará un breve efecto de inmersión a quienes la vean en la pantalla grande. Sin embargo, y fuera de ésos elementos, realmente no es una película excepcional en ningún aspecto, aunque claramente no trata de serlo, por lo que no es algo precisamente malo, solo no es algo que los deje a ustedes cómo audiencia con los ojos cuadrados.



La cosa no cambia en cuanto al doblaje. Dado que sólo importan un puñado de personajes en la película, sólo son un puñado de actores los que pueden ser evaluados. Empezando por Alejandra Delint (Asuna) y Monserrat Mendoza (Misumi), aunque en un inicio le dan voces de adultas jóvenes a este par de chicas adolescentes, con el pasar de los minutos terminan de acoplarse a sus roles, y en general su trabajo cómo estas amigas solitarias es bastante completo. Por otro lado, Luis Leonardo Suárez (Kirito) suena bastante bien, mientras que Dafnis Fernández (Akihiko Kayaba) logra sonar intimidante durante su breve aparición. Finalmente, Ricardo Mendoza ("Mito") me tomó por sorpresa, ya que se las arregla para sonar cómo una chica joven en el cuerpo de un hombre musculoso y que sea convincente. El mismo Suárez hace un trabajo decente dentro de la dirección. De resto, no hay mucho que agregar, y tengo que decir que, a pesar de contar con la participación de actores no-mexicanos (cómo Eder La Barrera y Jorge Bringas, quienes graban desde Venezuela, o Rómulo Bernal desde Miami), éstos solo participan cómo voces adicionales, lo cual me parece un potencial desperdiciado, pero que no daña el resultado final. Al final, es una película que bien vale la pena ver doblada, pero personalmente, no siento que el que la vea subtitulada pueda perderse de mucho, salvo de Kaiba hablando cómo niña. En general, es una película que se ve y se escucha bien, pero que brilla más por su historia de amistad y lealtad que por ésos mismos elementos.



Un nuevo inicio para veteranos y novatos


Sword Art Online Progressive: Aria de una noche sin estrellas no es una película excepcional ni imperdible, pero sin duda es una aventura entretenida de principio a fin. Para los que ya conocen la saga, es una buena oportunidad de ver nuevamente el inicio de la historia desde una nueva perspectiva, mientras que para lo que están en mi posición, es una buena introducción a la franquicia. Si bien, cómo espectáculo visual y auditivo no es nada del otro mundo, sí es una historia interesante que tal vez a más de uno lo haga apreciar más a sus amistades. Al final del filme, se anuncia una secuela inmediata; Sword Art Online Progressive: Scherzo de una noche oscura, la cual saldrá en algún punto de éste año. Personalmente, aunque no tengo intenciones de ver la serie, sí que me gustaría ver si la noche oscura está al mismo nivel de una noche sin estrellas. Supongo que todo es cuestión de esperar a que caiga la noche y llegue el momento en que Sony decida poner la siguiente entrega en los cines.



©2022 Adrian Sandoval


Sword Art Online Progressive: Aria de una noche sin estrellas llegará a los cines de toda Latinoamérica el próximo 10 de marzo.


Nota del Redactor: ANMTV no es solo un sitio de noticias, nosotros también publicamos columnas/opiniones de nuestros miembros, justo como esta. No obstante, aclaramos que estas no necesariamente representan las opiniones de ANMTV como un todo, es decir, las columnas y sus opiniones están bajo la completa responsabilidad de sus autores.